jueves, 25 de mayo de 2017

25 de mayo de 1810: La Revolución se pone en marcha.

Lo que las actas no dicen: El pueblo (en nombre del cual se hacía la Revolución) ausente. El ayuntamiento obligado a punta de pistola por French, Beruti y los demás "infernales", y bajo la amenaza de Saavedra de hacer intervenir al Cuerpo de Patricios. Los apoyos navales británicos para impedir una intervención desde Montevideo, aún leal. Las ilegales expediciones "auxiliadoras" para someter a las provincias a la voluntad de los comerciantes porteños.



Acta del 25 de Mayo.
Documentos Escritos. Sala X 28-1-17

Transcripción:

Acuerdo del 25 de Mayo de 1810.

"En la muy Noble y muy Leal Ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810; los Señores del Exmo. Cabildo, Justicia y Regimiento, a saber: D. Juan José de Lezica y D. Martín Gregorio Yaniz, Alcaldes ordinarios de primero y segundo voto; Regidores D. Manuel Mancilla, Alguacil Mayor; D. Manuel José de Ocampo; D. Juan de Llano; D. Jaime Nadal y Guarda; D. Andrés Domínguez; D. Tomás Manuel de Anchorena; D. Santiago Gutiérrez; y el Dr. D. Julián de Leiva, Síndico Procurador general; se enteraron de una representación que han hecho a este Exmo. Cabildo un considerable número de vecinos, los Comandantes, y varios oficiales de los cuerpos voluntarios de esta capital, por si y a nombre del pueblo; en que, indicando haber llegado a entender que la voluntad de este resiste la Junta, y Vocales que este Excmo. Ayuntamiento se sirvió erigir, y publicar a consecuencia de las facultades que se le confirieron en el Cabildo abierto de 22 del corriente; y porque puede, habiendo reasumido la autoridad y facultades que confirió, y mediante la renuncia que ha hecho el Señor Presidente nombrado y demás Vocales, revocar y dar por de ningún valor la Junta erigida y anunciada con el Bando de ayer, 24 del corriente; la revoca y anula, y quiere que este Exmo. Cabildo proceda á hacer nueva elección de Vocales que hayan de constituir la Junta de Gobierno, y han de ser los Señores D. Cornelio de Saavedra, Presidente de dicha Junta, y Comandante general de Armas, el Dr. D. Juan José Castelli, el Dr. D. Manuel Belgrano, D. Miguel Azcuenaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu, y D. Juan Larrea, y Secretarios de ella los Doctores Don Juan José Passo, y D. Mariano Moreno, cuya elección se deberá manifestar al pueblo por medio de otro bando público; entendiéndose ella bajo la expresa y precisa condición de que, instalada la Junta, se ha de publicar en el término de 15 días una expedición de 500 hombres para auxiliar las provincias interiores del reino, la cual haya de marchar a la mayor brevedad, costeándose ésta con los sueldos del Exmo. Sr. D. Baltazar Hidalgo de Cisneros, Tribunales de la Real Audiencia Pretorial, y de Cuentas, de la Renta de tabacos con lo demás que la Junta tenga por conveniente cercenar, en inteligencia, que los individuos rentados no han de que dar absolutamente incongruos, porque ésta es la manifiesta voluntad del pueblo. Y los Señores, habiendo salido al balcón de estas casas capitulares, y oído que el pueblo ratificó por aclamación el contenido de dicho pedimento o representación, después de haberse leído por mi en altas e inteligibles voces, acordaron que debían mandar y mandaban se erigiese una nueva Junta de Gobierno compuesta de los Señores expresados en la representación de que se ha hecho referencia, y en los mismos términos, que de ella aparece, mientras se erige la Junta general del Virreinato: Lo segundo: que los Señores, que forman la precedente corporación comparezcan sin pérdida de momentos en esta Sala Capitular á prestar el juramento de usar bien y fielmente sus cargos, conservar la integridad de esta parte de los dominios de América á nuestro Amado Soberano el Señor D. Fernando VII, y sus legítimos sucesores, y observar puntualmente las Leyes del Reino. Lo tercero: que luego que los referidos Señores presten el juramento sean reconocidos por depositarios de la autoridad superior del Virreinato, por todas las corporaciones de esta capital, y su vecindario, respetando y obedeciendo todas sus disposiciones, hasta la congregación de la Junta general del Virreinato, bajo las penas que imponen las Leyes á los contraventores. Lo cuarto: que la Junta ha de nombrar quien deba ocupar cualquiera vacante por renuncia, muerte, ausencia, enfermedad, ó remoción. Lo quinto: que aunque se halla plenísimamente satisfecho de la honrosa conducta, y buen procedimiento de los SS mencionados, sin embargo, para satisfacción del Pueblo, se reserva también estar muy á la mira de sus operaciones y caso no esperado, que faltasen á sus deberes, proceder á la deposición con causa bastante, y justificada, reasumiendo el Excmo. Cabildo para este solo caso la Autoridad que le ha conferido el pueblo. Lo sexto: que la nueva Junta ha de celar so sobre (sic) el orden y la tranquilidad pública, y seguridad individual de todos los vecinos, haciéndosele, como desde luego se le hace, responsable de lo contrario. Lo séptimo: que los referidos Señores se componen la Junta provisoria, queden excluidos de ejercer el poder judiciario, el cual se refundirá en la Real Audiencia, a quien se pasarán todas las causas contenciosas, que no sean de gobierno. Lo octavo: que esta misma Junta ha de publicar todos los días primeros del mes un Estado en que se dé razón de la administración de Real Hacienda. Lo nono: que no pueda imponer contribuciones, ni gravámenes al pueblo: ó sus vecinos, sin previa consulta y conformidad de este Exmo. Cabildo. Lo décimo: que los referidos Señores despachen sin pérdida de tiempo órdenes circulares á los Jefes de lo interior, y demás á quienes corresponda, encargándoles muy estrechamente, y bajo de responsabilidad, hagan que los respectivos Cabildos de cada uno, convoquen por medio de esquelas la parte principal, y mas sana del vecindario, para que formando un Congreso de solos los que en aquella forma hubiesen sido llamados, elijan sus Representantes, y estos hayan de reunirse á la mayor brevedad en esta Capital, para establecer la forma de gobierno que se considere mas conveniente. Lo undécimo: que elegido así el Representante de cada ciudad, ó villa, tanto los electores, como los individuos capitulares le otorguen poder en pública forma, que deberán manifestar cuando concurran á esta Capital, á fin de que se verifique su constancia; jurando en dicho poder no reconocer otro soberano que al Sr. D. Fernando VII y sus legítimos sucesores, según el órden establecido por las leyes y estar subordinado al gobierno que legítimamente les represente. Cuyos capítulos mandan se guarden y cumplan precisa, y puntualmente, reservando á la prudencia y discreción de la misma Junta el que tome las medidas mas adecuadas, para que tenga debido efecto lo determinado en el artículo diez, como también el que designe el tratamiento, honores, y distinciones del Cuerpo, y sus individuos, y que para que llegue a noticia de todos, se publique esta acta por bando inmediatamente, fijándose en los lugares acostumbrados. Y lo firmaron de que doy fé. Juan José Lezica; Martín Gregorio Yaniz; Manuel Mancilla; Manuel José de Ocampo; Juan de Llano; Jaime Nadal y Guarda; Andrés Domínguez; Tomas Manuel de Anchorena; Santiago Gutiérrez; Dr. Julián Leiva; Licenciado D. Justo José Núñez, escribano público y de Cabildo.



ACTA DE LA INSTALACION DE LA JUNTA

En la muy Noble y muy Leal ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires, a 25 de Mayo de 1810, sin haberse separado en la Sala Capitular los Señores del Excmo. Cabildo, se colocaron á la hora señalada bajo de docel, con sitial por delante, y en él la imagen del Crucifijo y los Santos Evangelios y comparecieron los Señores Presidente y Vocales de la nueva Junta Provisoria gubernativa, D. Cornelio de Saavedra, Dr. D. Juan José Castelli, Licenciado D. Manuel Belgrano, D. Miguel de Azcuénaga, Dr. D. Manuel Alberti, D. Domingo Mateu y D. Juan Larrea; y los Señores Secretarios Dr. D. Juan José Passo y Dr. D. Mariano Moreno, quienes ocuparon los respectivos lugares que les estaban preparados, colocándose en los demás los Prelados, Jefes, Comandantes y personas de distinción que concurrieron. Y habiéndose leído por mi, el actuario, la acta de elección, antes de jurar expuso el Sr. Presidente electo, que en el día anterior había hecho formal renuncia del cargo de Vocal de la primera Junta establecida, y que solo por contribuir a la tranquilidad pública y á la salud del pueblo, admitía el que se le conferían de nuevo, pidiendo se sentase en el Acta esta su exposición: seguidamente hincado de rodillas, y poniendo la mano derecha sobre los Santos Evangelios prestó juramento de desempeñar legalmente el cargo, conservar íntegra esta parte de América á nuestro Augusto Soberano el Sr. Don Fernando VII, y sus legítimos sucesores, y guardar puntualmente las leyes del Reino. Lo prestaron en los mismos términos los demás Señores Vocales por su orden, y los Señores Secretarios contraído el exacto desempeño de sus respectivas obligaciones: habiendo expresado el Sr. Don Miguel de Azcuénaga, que admitía el cargo de vocal de la Junta, para que por el Excmo. Cabildo, y por una parte del pueblo había sido nombrado en este día, atento al interés de su bien orden, y tranquilidad: más que debiendo ser la opinión, no solo del Exmo. Cabildo, sino la universal de todo el vecindario, pueblo, y partidos de su dependencia, pedía se tomara la que faltase y la represente; para la recíproca confianza, y seguridad de validez de todo procedimiento. Finalizada la ceremonia dejó el Excmo. Cabildo el lugar que ocupaba bajo el docel y lo tomaron los Señores Presidente y Vocales de la Junta; y el Sr. Presidente exhortó al concurso, y al pueblo a mantener el orden, la unión, y la fraternidad como también á guardar respeto, y hacer el aprecio debido de la persona del Excmo. Sr. Don Baltazar Hidalgo de Cisneros, y toda su familia; cuya exhortación repitió en el balcón principal de las casas capitulares, dirigiéndose a la muchedumbre del Pueblo que ocupaba la plaza. Con lo que se concluyó la acta de instalación, retirándose dicho Sr. Presidente, y demás Señores Vocales, y Secretarios á la Real Fortaleza por entre un inmenso concurso con repiques de campanas, salva de artillería en aquella, adonde no paso por entonces el Excmo. Cabildo, como lo había ejecutado la tarde de la instalación de la primera Junta, a causa de la lluvia que sobrevino, y de acuerdo con los Señores Vocales, reservando hacer el cumplido el día de mañana y lo firmaron de que doy fé Juan José Lezica; Martin Gregorio Yaniz; Manuel Mancilla; Manuel José de Ocampo; Juan de Llano; Jaime Nadal y Guarda; Andrés Domínguez; Tomas Manuel de Anchorena; Santiago Gutiérrez; Dr. Julián Leiva; Cornelio de Saavedra; Dr. Juan José Castelli; Manuel Belgrano; Miguel de Azcuénaga; Dr. Manuel Alberti; Domingo Mateu; Juan Larrea; Dr. Juan José Passo; Dr. Mariano Moreno; Licenciado Don Justo José Núñez, escribano público y de Cabildo."

Fuente: AGN

miércoles, 24 de mayo de 2017

El "árbol genealógico" de los humanos podría ser más complejo de lo que se creía

Un reciente descubrimiento indica que es posible que los homínidos primitivos hayan convivido en África con el hombre moderno



Los homínidos primitivos quizás cohabitaron en África con los primeros hombres modernos, según un estudio científico dado a conocer hoy. El descubrimiento complica un poco más el "árbol genealógico" de la especie humana.

Analizando los fósiles hallados en 2013 en una caverna en Maropeng, cerca de Johannesburgo, los científicos creen que estos homínidos, llamados Homo naledi, primos lejanos del hombre, vivieron allí hace entre 200.000 y 300.000 años, en el mismo periodo en que ya existían los primeros Homo sapiens.

 2015, el polémico paleontólogo estadounidense Lee Berger saltó a las portadas de la prensa mundial anunciado el descubrimiento en Maropeng de una importante colección de 1.500 huesos que pertenecieron a unos 15 homínidos de un tipo hasta ahora desconocido.

Su estudio reveló la existencia del Homo naledi, un humanoide sorprendente, dotado al mismo tiempo de características de viejas especies con millones de años, como un pequeño cerebro, y de otras más recientes, como pies para andar y manos capaces de sujetar herramientas.

En un primer momento Lee Berger, profesor de la universidad de Witwatersrand, incluyó su descubrimiento en el género Homo, el del hombre moderno, pero por falta de datación fue muy criticado por su colegas. Hoy, Berger y su equipo desvelaron la datación de los huesos, que sitúan a los Homo naledi en un periodo comprendido entre hace 335.000 y 236.000 años.

"Son sorprendentemente jóvenes", explicó Berger a la prensa, "tenemos una especie primitiva que quizás sobrevivió durante millones de años y que hasta ahora era invisible". No es la primera vez que se registran casos de cohabitación entre especies, pero nunca en África. En Europa sí se sabe que antes de desaparecer, hace 30.000 años, el hombre de Neandertal convivió con el Homo sapiens.

"En África, en las últimas etapas de nuestra evolución, hubo una diversidad de especies que nadie se esperaba", explicó John Hawks, de la universidad de Wisconsin, otro miembro del equipo científico. "El árbol de nuestra familia tiene muchas ramas y no fue hasta hace muy poco que se impuso una sola", recordó por su parte Paul Dirks, de la universidad australiana John Cook. "La datación de estos fósiles sugiere numerosas posibilidades de intercambio (...) entre el Homo naledi y el Homo sapiens", aseguró.

Ante la prensa, también se anunció el descubrimiento de otra colección de fósiles de Homo naledi en una caverna próxima a donde se hallaron los primeros. Entre ellos hay un esqueleto bastante completo, con un cráneo bien conservado, apodado "neo" ("regalo" en sesotho, la lengua local).

Una vista general del esqueleto apodado "neo". AFP
Frente a las críticas, Lee Berger asegura que el Homo naledi ("estrella" en sesotho) "es definitivamente una nueva especie". El paleontólogo ya se vio inmerso en otra polémica, cuando descubrió los primeros huesos. Entonces afirmó que la presencia de huesos en una caverna casi inaccesible significaba que se trataba de una tumba y que los Homo naledi practicaban ritos funerarios, algo que hasta ahora solo se atribuía a los hombres modernos.

Esa hipótesis desató el sarcasmo entre sus colegas científicos, pero Berger insistió de nuevo en ella, asegurando que el camino que lleva a la segunda caverna es igual de estrecho que el de la primera. "Eso refuerza, creo, la idea de que el Homo naledi utilizaba esta caverna para un objetivo preciso y potencialmente (...) que el Homo naledi enterraba ahí sus muertos", aseguró. Sus descubrimientos están publicados en la revista científica eLife y Berger recordó que están abiertos a cualquier tipo de crítica.

martes, 23 de mayo de 2017

Afirman que los hombres y los simios se separaron antes de lo pensado

Lo revelaron dos estudios publicados en la revista Plos One. Y afirman que el nuevo linaje nació en Europa y no en África como se creía

Una réplica del cráneo del homo naledi, uno de los homínidos que
habrían convivido con los primeros humanos. AFP
La evolución divergente entre los simios y los humanos se habría producido antes de lo que se pensaba en el continente europeo y no en África, según un nuevo análisis de dos fósiles de homínidos con 7,2 millones de años de antigüedad encontrados en los Balcanes.

El hallazgo, objeto de dos estudios publicados hoy en la revista estadounidense PLoS One, apoya la teoría según la cual el linaje humano se separó del de los chimpancés en el este de la cuenca mediterránea, y no en el continente africano como se suele creer.

Los chimpancés son los primos vivos más cercanos de los seres humanos, con los que compartimos más del 95% de los genes. Encontrar en la evolución el último ancestro común de las dos especies es la cuestión central y la más debatida en la paleoantropología.

Los científicos avanzaron hasta ahora la hipótesis de que ambos linajes divergieron en un período que se remonta a entre 5 y 7 millones de años y que el primer prehumano apareció en África.

Pero nuevos análisis con tecnologías sofisticadas de estos dos fósiles de homínidos Graecopithecus freybergi conocidos desde hace décadas -la parte inferior de una mandíbula encontrada en Grecia y un premolar superior desenterrado en Bulgaria- llevaron a los investigadores a concluir que pertenecen a una especie de homínidos prehumanos.

Recurriendo a la tomografía computarizada, una nueva técnica de imagen, el equipo internacional de investigación pudo visualizar las estructuras internas de los fósiles y demostró que las raíces de los premolares estaban parcialmente fusionadas.

"Mientras que en los simios las dos o tres raíces de los molares están claramente separadas o divergen, en el Graecopithecus convergen y están parcialmente fusionadas, una característica típica en los humanos modernos y antiguos y en varios homínidos prehumanos, incluyendo el Ardipithecus y el Australopithecus", explicó Madelaine Böhme, profesora del Centro Senckenberg de la evolución humana de la Universidad de Tubinga en Alemania, una de las principales autoras de esta investigación.

"Nos quedamos sorprendidos con estos resultados, pues los homínidos prehumanos conocidos hasta ahora habían sido encontrados solamente en el África subsahariana", señaló Jochen Fuss, un investigador de la Universidad de Tubinga, que participó en el estudio.

Además, el Graecopithecus es cientos de miles de años más antiguo, como el más antiguo de otros homínidos potencialmente pre-humanos descubierto en Chad, el Sahelanthropus, que data de 6 a 7 millones de años más.

Cráneo de un Sahelanthropus. AP
Los investigadores fecharon los sedimentos de los sitios en Grecia y en Bulgaria, donde fueron encontrados los dos fósiles Graecopithecus, en 7,24 y 7,17 millones de años respectivamente.

"Esta datación nos permite situar la separación entre los humanos y los chimpancés en la región del Mediterráneo", señala David Begun, profesor de paleoantropología en la Universidad de Toronto, otro de los principales autores del trabajo.

Los científicos destacan además que la evolución de los homínidos prehumanos podría haber resultado de los cambios en el medio ambiente.

El equipo dirigido por la profesora Böhme también mostró que la formación del desierto del Sahara se remonta a más de siete millones de años. "Estos datos indican por primera vez una extensión del Sahara hace 7,2 millones de años", dijeron los investigadores de la Universidad de Tubinga.

"Este ecosistema corresponde perfectamente con los fósiles de jirafas, de gacelas, de antílopes y de rinocerontes actualizados con los de Graecopithecus", apuntaron los científicos.

"La formación de un desierto en el norte de África existe hace más de 7 millones de años y la propagación de la sabana en el sur de Europa podría haber tenido un papel en la divergencia entre el linaje humano humano y el de los chimpancés", advierte Böhme.

Fuente: AFP

lunes, 22 de mayo de 2017

Testamento de la Princesa Imperial Isabel Xuares Chimpu Occllo, nieta del Emperador Inca Hayna Capac

- ESTA ES LA TRANSCRIPCION DE UN TESTAMENTO DE LA ÑUSTA ( PRINCESA IMPERIAL) DOÑA ISABEL XUARES CHIMPU OCCLLO, MADRE DE DON GARCI LASSO DE LA VEGA EL INCA Y SOBRINA NIETA DEL INCA EMPERADOR HUAYNA CAPAC – FECHADO EN EL CUZCO EN 1568

Retrato de Garci Lasso de la Vega, retrato imaginario de la Princesa Isabel y
retrato de Sebastián Garci Lasso de la Vega
“En el nombre de Dios amen; sepan cuantos esta carta de testamento vieron como yo Isabel Xuárez, india natural de esta ciudad del Cuzco, hija legítima de Huallpa Tupac y de Cusi Chimpu, mis padres naturales que fueron de esta ciudad, muger legítima que soy de Juan del Pedroche, estando enferma del cuerpo y sana de voluntad y en todo mi juicio y entendimiento natural, tal cual Dios nuestro Señor, fue servido de me dar, creyendo como creo firmemente en la Santísima Trinidad, padre, hijo y espíritu santo, tres personas un sólo Dios verdadero y en todo aquello que tiene, cree y confiesa la Santa madre iglesia romana y desando poner mi ánima en carera de salvación, hago mi testamento en la manera siguiente: Primeramente, encomiendo mi ánima a Dios que la crió y redimió por su preciosa sangre y el cuerpo a la tierra de que es formado. Mando que si Dios Nuestro Señor, fuere servido de me llevarme de esta presente vida, que mi cuerpo sea sepultado en la Iglesia mayor de esta ciudad, en la parte y lugar que pareciere a mis albaceas y acompañe mi cuerpo el cura de la dicha santa iglesia y un sacristán con cruz alta. Item, mando que el día de mi entierro, si fuera hora suficiente, sino otro día siguiente, se me diga por mi ánima dos misas rezadas por los curas de la dicha iglesia. Item, mando que se me diga otras nueve misas en la dicha iglesia, por los capellanes que mis albaceas señalaren y se pague de limosna a peso por las dichas misas. Declaro que me debe Francisco Marqués, ahijado difunto, ciento diez pesos de plata corriente, del precio de medio topo de tierra y chacra que me vendió y no me entregó la dicha chacra; mando se cobren de sus bienes. Declaro que debo a Isabel Chuquina, india, peso y medio de plata; mando que se le pague de mis bienes. Item, declaro que debo a Inés Tano, indica, un peso y medio; mando se le pague. Item, declaro que debo a Luisa, india, criada de Vega, un peso; mando se le pague. Item, declaro que debo a mi hermana Beatriz, un peso; mando se le pague. Mando que si alguna persona viniere jurando que le debo de cuatro tomines para abajo, se le pague. Declaro que soy casada según orden de la santa madre iglesia con Juan del Pedroche, en el cual dicho casamiento lleve por mi dote y cosa señalada un mil e quinientos pesos, en plata ensayada y marcada y otros mil e quinientos pesos, en carneros de la tierra y vestidos mios y cosas necesarias para mi casa, lo todo se cobre del dicho mi marido. Declaro que tengo por mis hijas legítimas y del dicho mi marido, a Luisa de Herrera, muger de Pedro Márquez Galeote y a doña Ana Ruiz, muger de Martín de Bustinza, a la cual tengo dado para su casamiento con el dicho Martín Bustinza lo siguiente: Primeramente, ciento y dos pesos de plata corriente para un vestido. Más le dí un cantarillo de plata, que valía veinticinco pesos. Más le dí un chamelico de plata, que valía otros veinticinco pesos. Más le dí veintiocho pesos de plata corriente. Y más le dí dos frazadas en seis pesos. Más le dí una almohada en tres pesos. Más unos chapines en tres pesos. Más una mesa en dos pesos. Más le dí una caja en ocho pesos. Más otro peso que cobró de Benito por mí. Y más la cama de lienzo, diez pesos. Y más una basquiña y ropa de paño, con hechura me costó sesenta pesos. Lo que recibió de la casa, setenta y cinco pesos. Más ochenta y seis pesos. Más por otra casa que vendió setenta pesos. Y más por dos andenes de tierra que vendió Bustinza, cincuenta y cinco pesos. Y más cien pesos que cobró de Benito. Item, declaro que tengo hecha donación a Gerónimo de Bustinza, mi nieto, de un pedazo de solar, la cual dicha donación revoco y doy por ninguna y de ningún valor y efecto y declaro que es de la dicha mi hija Doña Ana Ruiz, porque se lo mandé en dote y el dicho solar fue apreciado en seiscientos pesos ensayados, a la cual mandé cierta cantidad de pesos de oro, cuando se casó con el dicho Martín de Bustinza, lo cual está cumplido, mando que mis albaceas liquiden y se haga cuenta de todo lo que le he dado y se ponga en la escritura de dote, por que le he dado mucho más de lo que le prometí; mando que se le cargue de todo al dicho Martín de Bustinza, por bienes de la dicha mi hija. Item, declaro que a mi hija Luisa de Herrera, muger de Pedro Márquez Galeote, le mandé para su casamiento y dote juntamente, con el, con el dicho mi marido un mil y doscientos pesos de plata ensayada y marcada, lo cual no está cumplido, ni se le ha dado; mando que el dicho mi marido se lo dé y cumpla del dicho mi dote, recibiendo en cuenta lo que tiene recibido. Declaro que tengo por mis bienes una chacra de coca en la provincia de los Andes llamada Avisca, de la cual se coje cincuenta o sesenta cestos de coca cada mita; declaro que la dicha chacra es de mi hijo; mando que de los frutos de la dicha chacra, se cumpla y pague las deudas que debo y mando que cumplido y pagado las dichas deudas, se me diga con los cestos que se cogiera de la dicha chacra, tres años arreos de misas por mi ánima y así se lo ruego al dicho mi hijo lo tenga por bien, el cual está en España y se llama Gómez Xuárez. Declaro que la dicha chacra me dejó el dicho mi hijo para mi sustentación y alimento porque le di ciertos pesos de oro por ello, que vale más cantidad y me es en cargo mando que cumplidos los dichos tres años que mando que se me digan de misas con los frutos de la dicha chacra, hayan y llevan las dichas mis hijas los frutos y cestos que se cogiere de la dicha chacra, por parte iguales, tanto la una como la otra, hasta que otra cosa ordene el dicho mi hijo Gómez Xuárez. Item declaro, así mismo, que tengo por mis bienes dos llicllas de paño, la una de paño azul y la otra de paño verde. Item, declaro que tengo tres acsos de paño azul y negro y turquezado. Item, más una frazada de Castilla; mando que se dé la dicha frazada, un acso de paño, a Diego mi sirviente. Item, mando que se dé a Ana, india, que me sirve, una frazada y otro caso. Item, mando a Juana, india, una lliclla de paño. Item, mando a María, india, un acso; mando que se le den mis albaceas. Item, ruego y encargo al dicho mi marido, me mande decir cincuenta misas rezadas. Item, mando al Hospital de los naturales de esta ciudad, diez pesos en plata, por cargos que soy a algunas personas. Item, mando a las mandas forzosas y a cada una de ellas, dos tomines con los cuales las aparto de mis bienes. Declaro que tengo cierta parte y me pertenece, un pedazo de chacra de sal; mando que lo que a mí me pertenecía lo haya y goce Luisa de Herrera, mi hija. Y para cumplir y pagar este mi testamento y todo lo en él contenido, y establezco por mis albaceas al dicho Juan del Pedroche, mi marido y a Pedro Márquez Galeote y a García Sánchez de Figueroa y a Juan de Vega, a los cuales y a cada uno de ellos solidariamente les doy poder cumplido para que entren y tomen de mis bienes y de lo mejor parado de ellos, cumplan y paguen este dicho mi testamento y lo vendan y rematen en pública almoneda y fuera de ella y pague las dichas mandas legales pías, causas en este mi testamento contenidos. Y cumplido y pagado este mi testamento y lo en él contenido, dejo y nombro por mis universales herederas, a la dicha Luisa de Herrera y a Doña Ana Ruiz, mis hijas legítimas, tanto la una como la otra igualmente, las cuales quiero y es mi voluntad que hayan y hereden dicho mis bienes. Y revoco y doy por ningunos y de ningún valor y efecto otro cualesquier testamento, mandas, codicilos, poderes para testar que haya hecho y otorgado hasta hoy, por escrito, o por palabra o en otra manera, para que no valgan, ni hagan fé en juicio ni fuera de el, salvo este mi testamento que al presente otorgo, que quiero que valga por mi testamento última y postrera voluntad y por aquella vía y forma que de derecho mejor lugar haya, en testimonio de lo cual lo otorgué ante el presente escribano público y testigos, en la dicha ciudad del Cuzco, a veintidós días del mes de noviembre de mil y quinientos y setenta y un años, siendo testigos Francisco Xuáres y Hernán Pérez Maldonado y Juan Ruiz y Hernán Gallego y Juan Pérez y Pedro Núñez, residentes en la dicha ciudad y por la dicha otorgante, porque dijo que no sabía firmar, lo firmó por ella un testigo en el registro. – Va entre renglones Por testigos: – Hernán Pérez Maldonado.- Francisco Xuárez.- Por intérprete; Juan Pérez.- Antonio Sánchez, escribano público”.

Continúa el debate: de qué color es la bandera argentina, según la Academia Nacional de Historia

El debate en torno a los colores de la bandera argentina sumó una nueva voz. La discusión se instaló el mes pasado, cuando científicos del Conicet detectaron, en un viejo lienzo patrio de 1814, que los colores de los extremos son de azul de ultramar y no "azul celeste", como sostienen historiadores y los herederos de Manuel Belgrano. Ahora se pronunció sobre el tema la Academia Nacional de Historia.



Lo que hicieron los investigadores del Centro de Química Inorgánica (Cequinor, Conicet-UNLP) y de la Universidade Federal de Juiz de Fora de Brasil fue analizar espectroscópica y químicamente una tela que mandó a hacer Bernabé Aráoz, primer gobernador de Tucumán, y que se encuentra en el Templo de San Francisco de esa provincia. El estudio permitió saber que los extremos superior e inferior eran de un tono correspondiente al pigmento azul de ultramar.


Sobre esa investigación opinaron Fernando Barba, Horacio Sánchez de Loria Parodi y Carlos Dellepiane Cálcena, integrantes de una comisión de la Academia Nacional de Historia. "Las hebras tomadas como muestras de esa bandera, una de las más antiguas existentes, no conservan su color original por efecto del paso del tiempo, la luz a la que han sido expuestas y el deterioro resultante de la atmósfera local", consideraron en el dictamen.

Según publicó La Nación, los académicos repasaron archivos históricos y tuvieron en cuenta el estudio que publicó el mes pasado en Chemistry Select el equipo del Centro de Química Inorgánica de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP/Conicet) y del Departamento de Química de la Universidad Federal de Juiz de Fora, Brasil.



"El documento indubitable que determina los colores de la Bandera Nacional —expresaron— es la ley emitida el 20 de julio de 1816 por el Congreso de Tucumán, que determina textualmente: 'Elevadas las Provincias Unidas de Sudamérica al rango de una Nación, después de la declaratoria solemne de su Independencia, será su peculiar distintivo la bandera celeste y blanca que se ha usado hasta el presente".

En su resolución, los académicos manifestaron que la comisión "sugiere mantener la postura manifestada en dichos dictámenes y recordar la frase del prócer [Manuel Belgrano] cuando al dirigirse al Triunvirato el 27 de febrero de 1812, escribió: 'Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme los colores de la escarapela nacional".

domingo, 21 de mayo de 2017

La historia de Ecuador accesible a través del Portal Digital de Memoria Ecuatoriana

La Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit ha presentado su Portal Digital de la Memoria Ecuatoriana. A través de dicho portal se puede acceder de manera online al gran fondo patrimonial de la biblioteca, y que está compuesto por más de 300.000 obras bibliográficas y 500.000 archivos (mapas, fotos antiguas, hemeroteca de periódicos…). Sin duda que una gran oportunidad para acceder a la mayor biblioteca de fondo patrimonial de Ecuador.



Dicho portal pretende contribuir a la democratización del conocimiento, información y educación de la población, para lo que cuenta con fondos especializados, registros hemerográficos (periódicos) y colecciones propias, según cuenta el diario El Universo. Dicho diario también hace mención a que cualquier investigador o persona interesada de cualquier parte del mundo podrá consultar en línea una diversidad de títulos sobre el conocimiento generado en Ecuador gracias a la biblioteca de autores ecuatorianos Aurelio Espinosa Pólit con apenas un par de clics.

En la actualidad, la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit posee más de 6 millones de páginas digitalizadas de sus libros. Páginas y libros digitalizados que están a disposición de toda aquella persona que esté interesada en el acervo bibliográfico ecuatoriano.

Algo muy importante a destacar, además de acercar la información y conocimiento de Ecuador al mundo, es el interés de dicha institución por construir la identidad ecuatoriana a través de su memoria.

Gabriela Salazar es la coordinadora del proyecto “Portal de la Memoria Ecuatoriana”. Una de las muchas entrevistas concedidas por Gabriela, y que queremos destacar, es la realizada en el programa “Sueños de papel” de Radio Visión.

En dicha entrevista destaca que con el proyecto pretenden abrir los contenidos al mundo y dar a conocer todos los tesoros que hasta ahora habían estado guardados y que marcan la identidad ecuatoriana. La digitalización de contenidos empezó hace 12 años, pero el proyecto en sí empezó hace 3 años, y tienen digitalizado ya el fondo antiguo ecuatoriano y que consta de libros, artículos y revistas del siglo XVIII y XIX. Algo que también destaca es el gran paso dado al poner el catálogo de la biblioteca en línea y que uno de los sueños es tener un catálogo colectivo con el resto de bibliotecas. Por último, hace mención a la necesidad de romper los estereotipos de la biblioteca y mostrarla como un lugar abierto en el que cualquier persona puede acudir o interactuar con ella presencialmente y de manera online.

La presentación del Portal de la Memoria Ecuatoriana tuvo lugar el jueves 27 de abril y fue transmitida a través de Facebook Live. En dicha presentación del portal se habló de la importancia y del gran paso realizado por la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit para acercar el conocimiento e identidad de Ecuador a través de un medio tan importante para la difusión y la visibilidad como es Internet.

Juan Repiso (Director General de Baratz) participó en dicho evento hablando de la participación que tenemos en el proyecto. Comentó con los asistentes temas tan importantes como la conservación, preservación y los retos y oportunidades en la automatización a través de la tecnología. A su vez, destacó a la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit como una de las bibliotecas más importantes de Iberoamérica, así como uno de los centros culturales patrimoniales más importantes del mundo por contar  con archivos inéditos de la nación ecuatoriana.

Desde Baratz hemos implementado el software de bibliotecas AbsysNet para catalogar el fondo de la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit, el cual es el fondo patrimonial documental más importante de la historia de Ecuador desde el 1.700 hasta nuestros días. Se han catalogado sus 300.000 registros bibliográficos, y podemos decir que es una de las mayores bibliotecas automatizadas, y con funcionalidades más avanzadas, que ofrece su catálogo en línea.

También hemos implementado MediaSearch, solución que ofrece a la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit la posibilidad de difusión de su patrimonio digitalizado (desde el año 1.516 hasta nuestros días). A través de dicha solución se pueden visualizar desde mapas, fotografías antiguas hasta una gran cantidad de información desglosada por materias, lugares.