Blog donde encontrarás información de Genealogía, Historia, Arqueología, Antropología, Curiosidades, Libros y software libre de las temáticas tratadas, además de una inmensa base de datos Genealógica que llevamos más de 10 años elaborando

Últimas novedades

Buscador

lunes, 22 de octubre de 2018

La mamá de Belgrano

por Luis Horacio Yanicelli

 Doña María Josefa Gonzalez Casero, era la mamá de Manuel Belgrano. Perteneció a una familia criolla, cuyo linaje se origina en Loreto, Santiago del Estero, con el casamiento del español gaditano Juan Alonso González con la criolla santiagueña Lucía Islas y Bravo de Zamora. Luego, en la próxima generación  la familia se trasladó a Buenos Aires, donde nació la mamá del creador de nuestra enseña patria, la que se casó con el italiano genovés Domingo Belgrano y Peri. De este matrimonio nacieron más de doce y posiblemente 16 hijos. Vale esta imprecisión, toda vez que los autores e investigadores no coinciden al momento de determinar la descendencia del matrimonio Belgrano- Gonzalez Casero.  Como se consigna en la página del Instituto Nacional Belgraniano, donde Uds. pueden consultar. (www.ManuelBelgrano.gov.ar). Aparentemente, Manuel habría sido el cuarto, según Bartolomé Mitre.-



No es menor el detalle, que de las cuatro escuelas donadas por Manuel Belgrano, una de ellas se emplazase en la Ciudad de Loreto, provincia de  Santiago del Estero. 

La familia de Manuel, pasó una época verdaderamente dramática, cuando Don Domingo, fue acusado por un manejo fraudulento detectado en la Aduana, donde el ejercía funciones de auditoría. Este proceso se inició en el año 1788, época en que ya Manuel se encontraba realizando estudios en Derecho en la Universidad de Salamanca, a donde había viajado en el año 1786. 

El juicio que involucraba a Don Domingo, por el que incluso llegó a sufrir prisión domiciliaria, se llevó a cabo en España y allí aparece en las diversas cartas que le envía su hijo Manuel, el carácter y la personalidad de Doña María Josefa González Casero de Belgrano y Peri. Frente a la adversidad y la asfixia financiera a que se había sometido a la familia y la profunda depresión en la que había caído su esposo por la injusticia de la acusación, se empina con el dignísimo talante de matrona criolla Doña María Josefa.

Su hijo, el estudiante de abogacía que reside en España, supervisa y “camina” el juicio, de lo cual mantiene puntualmente informada a su Señora Madre. Y esta, imparte instrucciones, incluso se dirige por carta personal al Rey Carlos IV, en fin, despliega un accionar admirable para una mujer de instrucción escasa como era la situación general de las matronas en aquel entonces. 

Se sabe que escribía a ruego, pero, la lucidez de sus expresiones, la energía de sus ideas, nos muestran una personalidad definida, fuerte y enérgica. Finalmente el mencionado monarca sobreseerá a Don Domingo. 

Una historiografía que bien podríamos adjetivar de machista, ha calificado a Doña María Josefa Gonzalez Casero como una esposa sumisa. (ver Karina Bonifatti, en “Madre de Próceres”, Ed. B Ediciones.) Nada de eso, la actitud durante los años duros para la familia, demuestran una María Josefa que es el timón de aquel núcleo numeroso y difícil. Con hijos viviendo en España donde el casi abogado Manuel, se mueve entre los tribunales y los bufete de los abogados para hacer caminar el expediente, las cartas en donde le rinde cuentas y le informa el estado y marcha de las cosas, nos hablan de una madre central y protagonista, con ideas propias dispuesta a llevarlas a cabo. ( Ver Cartas de Manuel Belgrano a su madre de fecha 10 de febrero pág. 43 a 45 y del 11 de agosto, desde Madrid, en “Epistolario Belgraniano”, Dirigida por Gegorio Winberg, Ed. Taurus, pág. 49 a 51, ed. Año 2001).-
Un dato curioso es que, María Josefa González Casero, falleció el día 01 de agosto de 1799, es decir en el aniversario de la aparición de la Virgen María a San Pedro Nolasco, en 1218 en Barcelona. Esa aparición de la Virgen, es la que se conoce como la advocación de la Virgen de la Merced, bajo cuya protección Belgrano puso su ejército aquel histórico 24 de Septiembre de 1812. Por otra parte, don Domingo Belgrano y Peri, falleció el 24 de Septiembre de 1795, es decir el día de la festividad de la Virgen de la Merced. 

La advocación de la Virgen de la Merced, es precisamente aquella a la que levantan sus oraciones quienes han perdido su libertad, su independencia, por eso se la conoce como la “Virgen de los Cautivos” o también “Redentora de Cautivos”. Seguramente estos detalles no pasaron por alto a la observación de Belgrano, quien como se sabe era un católico practicante y no olvidemos nosotros, que él luego de la Batalla, le entregó su bastón de General a la imagen que hoy se encuentra en la Basílica de la Merced de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Vaya en este recuerdo a la mamá de nuestro Padre Fundador de la nacionalidad y a la Virgen de la Merced,  un homenaje a todas las madres en este su día.

Fuente: Dr. Luis Horacio Yanicelli - Instituto Belgraniano

No hay comentarios:

Publicar un comentario