jueves, 9 de marzo de 2017

9 de Marzo de 1811 - Batalla de Tacuarí

Al Ejército de Buenos Aires, al mando del General Manuel Belgrano, no le estaba yendo muy bien en su invasión al Paraguay. Ya había sido vencido el 19 de enero de 1811 en "Paraguary", y ahora, con tan sólo 800 hombres, se iba a enfrentar a cerca de 2.000 paraguayos, al mando del General Manuel Atanasio Cabañas.



El lugar es "Tacuarí", a orillas del arroyo del mismo nombre. Es el 9 de marzo de 1811.
Los guaraníes, sabiendo que el ataque frontal era prácticamente imposible (había que cruzar primero el arroyo), vadean la corriente de agua unos kilómetros al norte, y de esta manera flanquean al pequeño Ejército de Belgrano, el cual se ve atacado por tres frentes.

Casi rodeado por las fuerzas paraguayas, Belgrano decide ofrecer resistencia en una pequeña elevación, que a partir de aquel momento se conocerá como el "Cerrito de los Porteños". Poco después, obligado por las circunstancias, levanta la bandera de parlamento.

De entre aquel puñado de valientes, se distingue un pequeño niño, de apenas 12 años, que a tambor batiente, encabeza el ataque patriota. No le importan las balas que pican cerca, quizás sin tener debida conciencia del peligro en el que se encuentra. Avanza y avanza sin temor. A su lado el Coronel Celestino Vidal, que lo usa de lazarillo, ya que en la anterior batalla de "Paraguary", la explosión de una granada le había dejado prácticamente ciego.

Aquel pequeño encabeza el contraataque de los soldados de la Patria, sin miedo y con decisión, cuando dos balas paraguayas le atraviesan el pecho. Cae, muriendo a los pocos minutos.
Nos cuenta el Coronel Vidal, que estaba al lado del pequeño Héroe:

"Lo recuerdo y me estremezco. Me parece estar viéndolo impasible avanzar a mi lado. Yo lo he visto caer y abandoné la lucha para socorrerlo. Murió de dos disparos en el pecho. Estoy seguro de que su muerte fue mi salvación, porque al detenerme, no caí como cayeron casi todos los del ala donde estábamos nosotros»

Belgrano ya cerca de su muerte, lo recordará junto a "Las Niñas de Ayohuma", como los recuerdos más hermosos de su vida militar.
Aquel pequeño de apenas doce años, nacido en la ciudad correntina de "Yaguareté-Corá", se llamaba Pedro Ríos.

Sin embargo la posteridad lo conocerá con otro nombre, símbolo de entrega y patriotismo, de abnegación y amor a su bandera.

Aquel pequeño niño será conocido por toda la Eternidad como "El Tambor de Tacuarí". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario