miércoles, 23 de septiembre de 2015

Morir a los 17

Una nota anterior hablaba sobre el sacrificio de 8.000 soldados argentinos que asaltaron la Fortaleza de Curupaytí, en la Guerra de la Triple Alianza, un día  22 de setiembre, pero de 1866. De esos ocho mil, la mitad, cuatro mil dejarán sus vidas en los fangales que rodeaban la Fortaleza
inexpugnable.

Esos 4.000 mártires, deben ser recordados, hoy y siempre. Porque cayeron en batalla por el simple hecho de seguir a su bandera. Ellos no dirigían las acciones de guerra. Ellos no tenían el poder ni la posibilidad de cuestionar las ordenes recibidas. Ellos sólo las cumplieron, aún al precio elevado de sus propias vidas.


Uno de esos que murió frente a las murallas de Curupaytí, era un muchacho de apenas 17 años, nacido en la Ciudad de Rosario. Era el Subteniente de Bandera Cleto Mariano Grandoli, Abanderado del Batallón 1ro. de Santa Fe.


En vísperas del terrible asalto de Curupayty, Grandoli, al contemplar las imponentes defensas paraguayas, escribió a su madre:

"El argentino de honor debe dejar de existir antes de ver humillada la bandera de la Patria. Yo no dudo que la vida militar es penosa, pero, ¿qué importa si uno padece defendiendo los derechos y la honra de su país? Mañana seremos diezmados, pero yo he de saber morir defendiendo la bandera que me dieron".

Llevando en alto la Bandera de la Patria que se le había confiado, avanzó sin titubear al frente de su Batallón a pesar de la lluvia de metralla. Algunos dicen que alcanzó a llegar hasta los pies de la muralla, siendo atravesado por innumerables balazos paraguayos.

Como sabemos, el ataque fracasó. La bandera que portaba pudo ser recuperada del fangal, manchada con la sangre del Héroe de 17 años. Catorce balazos la cruzaron.

La enseña manchada con la sangre del glorioso abanderado está actualmente en el Museo Histórico Provincial Dr. Julio Marc, de la ciudad de Rosario.

Cumpliendo con el juramento que nos impone nuestro Himno Nacional, el Subteniente Abanderado Cleto Mariano Grandoli del Batallon 1 de Santa Fe, supo "...con Gloria morir"...
Su cuerpo nunca fue recuperado del campo de batalla.

Fuente: Granaderos Bicentenario

No hay comentarios:

Publicar un comentario