sábado, 25 de marzo de 2017

Roca arrasó con algunas tolderías e hizo un gran país. Perón arrasó con un país e hizo una gran toldería

Mirando los números, o la realidad, queda claro que Perón y sus sucesores desanduvieron el camino de Roca. Tal vez por eso el kirchnerismo odiaba tanto al tucumano.



El título de esta nota es el tuit que posteé el lunes en mi TL, que mereció bastante difusión y que permite varias elaboraciones.

Cuando Julio A. Roca asume el ministerio de Guerra, en 1877, Argentina había perdido control sobre todo el territorio que va desde lo que es hoy La Pampa hasta Tierra del Fuego. La invasión de los mapuches-ranqueles chilenos o alguna de sus ramificaciones/denominaciones había sodomizado, asesinado y esclavizado a los originarios tehuelches, y se enseñoreaba en esas tierras. Desde allí, lanzaban sus malones sobre las zonas más productivas de la pampa húmeda, e impedía la radicación de inmigrantes que fueron fundamentales para el desarrollo del país, y que estaba claramente estipulada en la Constitución de 1853. Nunca se terminó de aclarar la relación de esos mapuches con Chile, que teóricamente ya los había expulsado de sus tierras por ladrones y asesinos.

Lo que sí es cierto es que, sin la decidida acción del Presidente Nicolás Avellaneda, -uno de los númenes de la educación argentina- y la acción firme del General Roca, el país terminaría hoy en la ruta 188, y Vaca Muerta, Bariloche y la cuenca petrolera y gasífera nos habrían sido arrebatadas y serían extranjeras. Adicionalmente, la zona de alta producción agropecuaria de la provincia de Buenos Aires o de Córdoba, no habrían podido desarrollarse por muchos años, o acaso nunca. Las presidencias posteriores de Roca consolidan esa acción fundacional que no podía eludirse.

Todos los historiadores serios consagraron este período y este momento como el del verdadero nacimiento de la Argentina moderna. Pero de pronto el progresismo, el relato de la patria grande y un revisionismo político basado en la improvisación histórica, en la manipulación y en el interés, y acaso en el resentimiento que también descuartizó a Colón, puso en duda esta gesta y la intentó transformar en una suerte de genocidio de pueblos originarios. Wikipedia -que como es sabido puede decir cualquier cosa hasta que alguien la corrige, en cuyo caso puede volver a decir cualquier otra cosa– fue convenientemente alterada a efectos de darle sustento a ese relato. La propia historia fue reescrita de apuro por un par de audaces para adecuarse también al relato. Lo que los sociólogos europeos llamarían la posverdad y Trump llamaría hechos alternativos.

José Hernández, enemigo de Sarmiento (y de Avellaneda, su ministro de Educación y luego presidente) y como tal un testigo insospechable, dedica toda la segunda parte de su Martín Fierro a explicar el martirio de la pampa con el accionar de estas tribus. Esa era la Patria en ese momento. Ese era el país. Desde allí, Roca, con su accionar en el sur y especialmente con sus dos presidencias, crea la Argentina país. Esa es la primera parte del tuit.

Como dramática contraposición, el Coronel-General Perón asume la presidencia del país tras la segunda guerra, donde la falta de cultivadores en Europa había llenado las arcas de la nación, literalmente. Sin oposición política real, con el apoyo de los sindicatos y las masas que se habían ocupado de conseguirle sus mandantes militares, podría haber aprovechado su doble presidencia para empujar a la Argentina hacia mayores y mejores destinos. Prefirió armar un esquema mussoliniano de actividades de base monopolizadas por las Fuerzas Armadas, sembrar el germen del proteccionismo, cerrar la economía e instituir un sistema de prebendas, otorgar ventajas desproporcionadas a los sindicatos y controlar y expoliar la producción agropecuaria con un sistema soviético, plagado de corrupción, igual que las importaciones.

Su discurso y el de su esposa cavan una grieta insalvable en la sociedad argentina, que se profundiza con su destitución por las armas, y que él azuza desde su exilio hasta el extremo de fomentar y elogiar los crímenes cobardes de la guerrilla terrorista. En su retorno, se enoja con esa guerrilla, la expulsa del movimiento y colabora a crear otro tajo sociopolítico que tampoco se ha cerrado hasta hoy. Los sindicatos creados a su imagen y semejanza y los mecanismos de resistencia antidemocrática de mil caras que él denominaba "movimiento" se ocuparon de impedir a cualquier otro partido la tarea de gobernar, con todos sus recursos lícitos e ilícitos.

En vez de ayudar a mejorar la condición social, cultural, educativa y económica de las masas que supuestamente defendía y cuidaba, su movimiento con sus diversos nombres y franquicias es gestor fundamental del conurbanismo, que transforma a esas masas en carne de cañón de las mafias, y al mismo tiempo condena al resto de la sociedad. Cristina Kirchner, para sólo citar a la última heredera del movimiento, profundiza cada una de las deficiencias de Perón. Desde la corrupción organizada al relato descarado. La mentira y la dádiva.

Si en este momento se recorre el país, parece una sucesión de tolderías. Desde los acampes en Plaza de Mayo o Plaza de los dos Congresos, a los cortes de todo tipo, piquetes, marchas y similares. Las villas son tolderías donde habitan millones y el país – y los funcionarios –  viven esperando el malón de los que no estén de acuerdo con las tarifas, con los sueldos, con las dádivas, conque haya clases, con cualquier decisión que tome o no tome el gobierno. Mirando los números, o mirando la realidad, como gustéis, Perón y sus sucesores desanduvieron el camino de Roca. Tal vez por eso el kirchnerismo odiaba tanto al tucumano.

Muchos me han preguntado si ese tuit, por elevación, no estaba sugiriendo un camino similar frente a los malones de hoy. No. Absolutamente no, en lo que se refiere a la metodología. Pero también ahora se está otra vez ante un momento liminar: república o tribu. El desafío es resolver la disyuntiva respetando una democracia que usan de escudo los malones.

Fuente: Infobae

1 comentario:

  1. el articulo anonimo muestra un escaso conocimiento de historia argentina asì como una gran confusion entre revisionismo historico e historia oficialista. Vamos por puntos
    1) en 1875 terminada ya desde tiempo la guerra del Paraguay Avellaneda y sus ministros ganan terreno en la Pampa humeda tras tres decadas de paz impuesta por Rosas que con la ayuda de Rauch consiguiò establecer fortines y aliarse con las tribus.
    2)Los territorios y recursos conquistados por Roca y Avellaneda fueron sacados a otras poblaciones que fueron privados de sus bienes, su lengua y en definitiva de su cultura, lo que hoy se entiende por genocidio cultual.
    3) El motivo de esa expansion tan imponente fue el invento de la heladera que le ocasionò un aumento de los precios de las tierras.
    4) las justificaciones de tal anexion: mapuches invasores malos y la integridad territorial argentina no son buenos argumentos. El primero porque los soldados argentinos arrasaron con todos las tribus que encontraban sin importar su etnia, localizacion o si eran guerreros o civiles. El segundo porque la conquista fisica de un territorio no tiene necesariamente que determinar el genocidio de la poblaciòn que lo habita (vease el caso de EEUU donde siguen existiendo reservas indigenas). Lei cientos de bautismos de indios huerfanos y se lo que digo.

    5) las villas NO son tolderìas. Sus residentes no son indios y no tienen nada que ver culturalmente con las tribus que vivìan en las tolderìas.

    6) un historiados muy bueno es Josè Marìa Rosa, le recomiendo una lectura.
    Atte. F. Fullone

    ResponderEliminar