sábado, 15 de octubre de 2016

ADN americano en 80 islandeses: ¿Raptaron los vikingos a una nativa americana hace 1.000 años?

Los científicos están buscando respuestas en el rompecabezas de la historia del código genético de ciertos islandeses. De este modo, han estado investigando si una nativa del Nuevo Mundo acompañó a los Vikingos de vuelta a Europa, cinco siglos antes de que Colón regresase a España llevando con él a un grupo de indígenas americanos. 

Mapa de Skálholt, creado por el cartógrafo islandés Sigurd Stefansson en el año 1570. En él aparecen Helleland ('Isla de Piedra', la isla de Baffin), Markland ('Tierras Boscosas', Labrador), Skrælinge Land ('Tierra de los extranjeros’, también en Labrador) y Promontorium Vinlandiæ (Promontorio de Vinland, Terranova)
A través de los relatos históricos y de diversos hallazgos arqueológicos se ha comprobado que los Vikingos establecieron colonias en las costas de América del Norte antes del año 1000 d. C., pero lo que no se sabe con certeza es cómo una familia de islandeses llegó a tener una composición genética que incluye un marcador sorprendente, datado en el año 1000 y que se encuentra, principalmente, en los nativos americanos.

En el año 2010 se informó de que los primeros nativos americanos habían llegado a Europa en algún momento del siglo XI. El estudio, dirigido por deCODE Genetics, un laboratorio de investigación del genoma líder a nivel mundial que se encuentra en Islandia, descubrió un gen único, presente en sólo cuatro líneas familiares diferentes. Este linaje de ADN, denominado C1e, es mitocondrial, lo que significa que se trata de genes heredados sólo a través de la línea materna. Basándose en este hallazgo, se ha sugerido que una nativa americana, (voluntaria o involuntariamente) acompañó a los Vikingos de vuelta a Islandia. La mujer habría sobrevivido al viaje a través del mar y, posteriormente, habría tenido descendencia en su nuevo hogar hasta llegar al momento actual en el que existen 80 islandeses que aún conservan el gen transmitido por ella.

Claro que también existe otra explicación para la presencia del C1e en estos 80 islandeses: es posible que los genes nativos americanos aparecieran en Islandia después del descubrimiento del Nuevo Mundo por parte de Colón. De este modo, se ha sugerido que esa mujer nativa americana pudo haber sido traída de vuelta a Europa por los exploradores europeos, y que luego llegase a Islandia.  Sin embargo, los científicos creen que este escenario resulta poco probable, debido al gran aislamiento que caracterizaba a Islandia en aquella época. De todos modos, la única manera de eliminar de manera efectiva esta posibilidad sería que los científicos hallasen los restos de un islandés precolombino cuyos genes, tras ser analizados, incluyesen el linaje C1e.

Otro inconveniente con el que se han encontrado los investigadores es que los genes C1e podrían no proceder de los nativos americanos, sino de alguna otra región del mundo: en la actualidad ninguna tribu nativa americana conserva el linaje exacto de ADN hallado en los 80 islandeses. Por otro lado, también podría ser que el pueblo nativo portador de dicho linaje se hubiese extinguido.

Otra posibilidad, propuesta a principios de la investigación, consistía en que los genes procediesen de Asia. Sin embargo, fue descartada cuando los investigadores averiguaron que el linaje C1e ya estaba presente en Islandia en el siglo XVIII, antes de la aparición de los primeros genes asiáticos en los Islandeses.

Si este descubrimiento pudiera probar de forma definitiva que los Vikingos regresaron a Islandia trayendo consigo a una mujer americana, efectivamente la historia tendría que ser reescrita. Aunque los encuentros con nativos americanos, llamados skraelings (extranjeros) por los vikingos, aparecen registrados en las sagas, no se conoce mención alguna de que a Islandia llegase una indígena americana. Asimismo, el registro arqueológico disponible no demuestra en absoluto la presencia de una mujer nativa americana en la isla.

Una cosa sí que es cierta: cuanto más profundizamos en la historia vikinga, más cambian nuestras percepciones en cuanto a cómo vivían, viajaban, y negociaban. Esperemos que con el tiempo se consigan aclarar todos estos misterios, y si algún día pueden ser inequívocamente demostrados los viajes precolombinos hacia -y desde- el Nuevo Mundo, esto nos aporte una mayor -y mejor- comprensión con respecto a nuestro pasado y a nuestros ancestrales orígenes. 

Fuente: Ancient-origins.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario