martes, 15 de marzo de 2016

Los increíbles documentos que puedes encontrar en el Archivo Histórico del Arzobispado de Santiago

Documentos como el certificado de defunción de Camilo Henríquez, la creación del cementerio general con la firma de Bernardo O'Higgins y las  Cartas de Marchant Pereira en medio de la guerra del Pacífico, son parte del Archivo Histórico de la Iglesia Católica. 



Funciona desde hace años, sin embargo en el último tiempo el interés del público por este verdadero tesoro histórico ha crecido.

Un archivo que cumple la función de conservar la documentación que tiene el Arzobispado de Santiago desde el siglo XVI hasta la fecha, y que hoy permite difundir esta información a las personas que quieran investigar.

“Hasta acá llegan académicos y público en general. En el caso de los investigadores se les pide que vengan con una carta de presentación de la investigación donde puedan decir y el tiempo que van a destinar a investigar”, señala Arlette Libourel, jefa del Archivo Histórico del Arzobispado de Santiago.
Por eso no es raro ver que al archivo lleguen distintos usuarios para conocer su árbol genealógico, saber quiénes son sus familiares, rectificar los apellidos que alguna vez fueron mal escritos y conocer el origen de estos, ya que el Archivo Histórico de la Iglesia Católica cuenta con estos documentos. Los que derivan, a su vez, en trámites de posesiones efectivas, trámites de herencia y de doble nacionalidad.

“El público en general pude venir porque tenemos un fondo que es muy concurrido que es el fondo Parroquial donde existen registros sacramentales, que son válidos juridicamente porque antes de la creación del registro civil la iglesia era la encargada de la documentación. Incluso hay registros de personas que no son católicas”, señala la encargada.

Aquí el documento más antiguo del que se tiene registro, es un certificado de matrimonio en la parroquia del sagrario de 1578.

En total son tres depósitos de más de 600 mil documentos, que ponen las bases de hojas gastadas, en las que destacan, las comunicaciones entre los obispos y el rey, con Roma, entre obispos, cabildos, información sobre parroquias, entre otros.

Pero no sólo cuenta con documentos eclesiales, ya que entre los documentos más vistos por los usuarios, también está el certificado de defunción de Camilo Henríquez (sacerdote promotor de la independencia de Chile), la creación del cementerio general con la firma de Bernardo O’Higgins (Director Supremo de Chile), cartas de Marchant Pereira, Capellán del ejército chileno, en medio de la guerra del Pacífico, la construcción de la división del canal san Carlos, que separa las aguas del Maipo y el Mapocho en 1801 y los documentos de cobros de pesos (proceso previo a los créditos hipotecarios).

Este Archivo Diocesano, comenzó en 1880 con el segundo Arzobispo de Santiago, Rafael Valentín Valdivieso, para realizar las tareas del Registro Civil, previo a la separación del clero con el Estado. Hoy, funciona bajo la dependencia de la Cancillería del Arzobispado de Santiago de Chile y se alimenta de fondos del Gobierno, parroquias, tribunal eclesiástico y el fondo histórico parroquial, contando con material en papel, microfilms y copias digitalizadas.

Además, existe una intervención periódica del personal del Archivo con técnicas de conservación preventiva: limpieza, control de temperatura y humedad, control de insectos y hongos, seguridad del patrimonio documental. Proceso en el que ha colaborado con fondos el ministerio de cultura de España.



A esto se suma el aporte de monógrafos entregados por la Universidad de Harvard, donde se exhibe gran parte del material, para evitar el daño a los documentos originales. El archivo está ubicado en la comuna de La Florida, en Av. Walker Martínez 2020, y el horario de atención es de lunes a jueves, de 9 am a 17:30 horas, para mayor información se puede escribir al email: archivohistorico@iglesia.cl.

Fuente: eldinamo.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada