lunes, 11 de septiembre de 2017

Un documento histórico sostiene que la fundación de la Ciudad del Barco fue en 1550

Se trata del único documento ofi cial el cual "da fe y verdad" sobre lo expresado en el acta fundacional de la Ciudad del Barco.



Un importante hallazgo que da cuenta de los hechos que suscitaron la fundación de la ciudad de Santiago del Estero, salió a la luz esta semana a partir de un trabajo encarado por el investigador Juan Manuel Viaña, actual titular del Archivo Histórico de la provincia, quien en una ardua tarea de búsqueda, recuperó en el Archivo Nacional de Bolivia el valioso documento que corrobora que la fundación de la "ciudad del Barco" ocurrió un 29 de junio de 1550 y el traslado definitivo de la ciudad fue un 25 de julio de 1553, tal como lo pusieran de manifiesto el Lic. Gastón Doucet y el Prof. Luis Alén Lascano. Se trata de un documento redactado por el escribano del Cabildo santiagueño don Gerónimo Vallejo en 1590, y posteriormente enviado a la Audiencia de Charcas en (Bolivia), siendo hasta el momento, el único documento oficial donde se "da fe y verdad" sobre lo expresado en el acta fundacional de la Ciudad del Barco (cuya existencia se dudaba), a la que tuvo acceso en forma exclusiva EL LIBERAL para conocer en detalles lo señalado en esta reliquia documental. Viaña accedió al expediente (BO ABNB, EC 1590, 5-58, Audiencia de La Plata, Serie Expedientes Coloniales) de más de 50 hojas, en el que se refleja "la participación mediante voz y voto que tenían los Alguaciles Mayores en el Cabildo durante la gobernación de Juan Ramírez de Velasco, Gobernador del Tucumán entre 1586 a 1593". Relató que en las páginas 6 y 7 de dicho expediente, "se encuentran los pormenores sobre la fundación de la Ciudad del Barco y posterior traslado como Santiago del Estero, donde se demuestra que los Alguaciles Mayores en ese tiempo tenían voz y voto", explicó el investigador, sobre el documento hallado y que "no hace sino confirmar y demostrar los trabajos de investigación encarados por el Lic. Gastón Doucet en 1981, en los Archivos de la Audiencia de Charcas y el Nacional de Bolivia (Sucre)", relató. En una entrevista publicada por EL LIBERAL, el 26 de julio del 2000, Gastón Doucet explica que "el escribano del Cabildo de Santiago del Estero extracta actas, destinadas a probar las atribuciones capitulares: la de la fundación de la Ciudad de Barco por Núñez de Prado en la que consta su fecha el 29 de junio de 1550; y la -del 25 de julio de 1553- en la que consta que Francisco de Aguirre mudó la ciudad y le puso por nombre Santiago del Estero. En su trabajo "Alguaciles Mayores y oficiales Reales en el Cabildo de la ciudad de El Barco, Santiago del Estero (1550-1590), apuntes para un estudio, (Buenos Aires 1984)", Doucet narra un incidente producido durante la misma gobernación de Ramírez de Velasco que, un indicio importante: el gobernador del Tucumán (gobernación que tenía su capital en la ciudad de Santiago del Estero) en 1590, hace uso de la facultad de designar alguaciles mayores u oficiales reales, y que el Cabildo de Santiago del Estero no pretende desconocer tal atribución, pero pretende que éstos no tengan voz ni voto en el Cabildo. Quien reconoció el hallazgo de Viaña fue el historiador Raúl Lima, autor del libro "La Fundación de Santiago del Estero" (2014), quien siguiendo lo ya sostenido por Alén Lascano, detalló en su trabajo que "….en 1590, el escribano de Cabildo de esta Muy Noble Ciudad de Santiago del Estero, extractando las actas capitulares de la misma, dio fe de cómo, el 29 de junio de 1550, el capitán Juan Núñez de Prado, en nombre de S. M., fundó y pobló esta ciudad que fue la primera de esta gobernación y le puso por nombre la ciudad del Barco"; […pobló esta ciudad que fue la primera de esta Gobernación y le puso por nombre la Ciudad del Barco el cual día levantó el árbol de la real Justicia y donde este día en adelante fue nombrando alcaldes y regidores y escribano y se hizo la traza de la cuidad y por los Capitulares fue recibido el dicho Juan Nuñez de Prado el uso y ejercicio de tal Capitán General y Justicia Mayor de estas Provincias y señalo ejidos huertas y asientos de indios y lugartenientes y otros oficiales del cabildo y de la ciudad…]. Éste es, en palabras de Alén Lascano, "un extracto selectivo de las primeras actas capitulares de la ciudad el Barco sacado por orden del gobernador Ramírez de Velasco y enviado a La Plata (sede de la Audiencia de Charcas) a raíz de un incidente judicial". Y fue Alén Lascano quien, por gentileza de Doucet, lo dio a conocer como primicia en su valiosa "Historia de Santiago del Estero" (1991); así como, con igual autorización, lo había anunciado tres años antes en su discurso de ingreso en la Academia Nacional de la Historia como miembro correspondiente por Santiago del Estero. "Esta información que explica el investigador Doucet es concluyente. No hubo dos ciudades, sino una sola, que cambió de asentamiento y de nombre", relató Lima. Corroboración Atento a lo mencionado por Doucet y Alen Lascano, el investigador Juan Manuel Viaña llegó con su búsqueda hasta el Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia, que enviaron una copia del documento solicitado. La transcripción del mismo la realizaron Viaña y el paleógrafo cordobés, el Prof. Javier Berdini. Así, con la documentación histórica en mano, explicó que "Santiago del Estero no fue fundada en 1553 por Francisco de Aguirre; sino el 29 de junio de 1550 por Juan Núñez de Prado", tal como lo asevera el documento probatorio, y tal cual como lo venían sosteniendo en forma enfática Eudoxio de Jesús Palacio, Orestes Di Lullo, Néstor Achával, Luis Alén Lascano, Eduardo Martínez Bertoli, Luis María Álvarez, y Raúl Lima, entre otros. Sobre este punto en particular, Lima consideró necesario "tener por "fundador" de Santiago del Estero al capitán Juan Núñez de Prado, sin perjuicio de tener como precursor de ella al capitán Diego de Rojas y como una figura importante de la época fundacional a Francisco de Aguirre". Ante este marco, recordó que "la vida de una ciudad, se la conoce por sus Actas Capitulares, pero lamentablemente en Santiago del Estero nos faltan las actas de los dos primeros siglos. Esa carencia es lo que facilitó el gravísimo error de tener por fundador a Francisco de Aguirre, tal como se dispuso en 1952, al cumplir el IV centenario de la Madre de Ciudades". 

Fuente: Elliberal

No hay comentarios:

Publicar un comentario