miércoles, 5 de julio de 2017

La historia desde el principio: la fundación de la Madre de Ciudades

La provincia ha protagonizado una larga polémica sobre la fecha de su fundación y sobre quien fue su verdadero fundador, discutiéndose entre Juan Núñez del Prado y Francisco de Aguirre. Conocé un poco más.



Santiago del Estero, quizá por ser la más antigua ciudad fundada en territorios rioplatenses, ha protagonizado una larga polémica respecto a la fecha de su fundación y fundamentalmente sobre quien fuera su verdadero fundador, discutiéndose entre Juan Núñez del Prado y Francisco de Aguirre, la autoría del histórico hecho.

Durante muchos años, los estudiosos del tema alimentaron ambas hipótesis, marcando una significativa distancia entre las líneas históricas de cada sector. La falta de un acta específica que dilucidara la cuestión, constituía un dato fundamental que impedía arribar a una verdad única e incuestionable.

Luego de años de disputa intelectual, el historiador Luis Alén Lascano (1930-2010), dio a conocer en su “Historia de Santiago del Estero”, los estudios del investigador del CONICET Gastón Doucet, quien le había enviado el resultado de un gran hallazgo en el Archivo Nacional de Bolivia (Sucre) y en la que fue sede de la Audiencia de Charcas.

Los documentos hallados por Doucet exhiben las actas de 1590, del escribano del Cabildo de Santiago del Estero, que hacen referencia a la fundación de la ciudad de Barco, por Núñez del Prado, consignando en ella, la fecha de 29 de junio de 1550 y otra en la que consta que Francisco de Aguirre mudó la ciudad y le puso de nombre Santiago del Estero.

Ante tan contundente hallazgo, que pondría fin a la histórica disputa, puesto que decaía la hipótesis sobre la existencia de dos ciudades (El Barco y Santiago del Estero), sino que se trataba de una sola y única ciudad, Alén Lascano realiza un aporte trascendental para el abordaje del estudio, la investigación y el conocimiento acerca de la fundación de Santiago del Estero, introduciendo en la historia de la provincia, el concepto de que ella fue el resultado de la actitud protagónica y fundamental de tres personajes: Diego de Rojas, Núñez del Prado y Francisco de Aguirre.

El historiador sostiene que el devenir histórico ha formalizado una epopeya que comenzó en 1543 con la denominada “Gran Entrada” de Diego de Rojas, a quien considera su descubridor. Continuó más tarde en 1550, con Juan Núñez de Prado, verdadero fundador de la ciudad de El Barco y sus posteriores asentamientos, para culminar el 25 de julio de 1553 con Francisco de Aguirre, quien traslada la ciudad y la llama Santiago del Estero, convirtiéndose en su definitivo poblador, cuya presencia fuera fundamental para el desarrollo de la región y la proyección de la ciudad, con la que colaboró enviando auxilios desde sus posesiones chilenas.

El aporte de Doucet, que da a conocer Alén Lascano, pone luz a la historia santiagueña, que tantos debates había desatado.

Desde mediados del siglo pasado, la historia relató que el fundador de la ciudad de Santiago del Estero era Francisco de Aguirre, en virtud de la versión del historiador Alfredo Gargaro y ante la inexistencia de documentación probatoria.

Dice Jorge Raúl Lima en nota de Diario El Liberal en 2016: “Motivó también la tan poco feliz decisión de 1952 (decreto provincial), la confusión a que indujo el tenor de cinco actas capitulares del siglo 18, que se refirieron al 25 de julio como el día en que se celebraba el día de la ciudad (por la misma razón por la que está bien que lo celebremos hoy: el día de Santiago Apóstol). Estas actas provocaron el error cometido por un esclarecido historiador como lo fue el Dr. Alfredo Gargaro y por dos comisiones (una provincial y otra nacional) que se expidieron en forma equivocada al respecto.(sic) Distinta hubiera sido su postura si hubieran contado con los elementos con que ahora contamos y que no dejan duda al respecto.”

Lima asevera y ratifica en su libro los dichos de Orestes Di Lullo, José Néstor Achával, Eudoxio de Jesús Palacio, Luis Alén Lascano, que aún antes del hallazgo de Doucet atribuyeran la fundación a Núñez del Prado y expresa: “En consonancia, debemos dejar de lado de una vez la falsa creencia en un Francisco de Aguirre fundador de esta ciudad. Y la justiciera atribución del papel de fundador al Capitán Juan Núñez de Prado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario