domingo, 5 de marzo de 2017

Familia de conquistadores y personalidades ilustres

El Ing. Agr. Carlos Miguel Molina, santafesino radicado en Capital Federal, nos hizo llegar una nueva síntesis de un trabajo elaborado junto al Lic. Alejandro Moyano Aliaga, director del Archivo Histórico de Córdoba, y que fuera publicado por el Centro de Estudios Genealógicos y Heráldicos de Córdoba.

Si bien al comienzo del trabajo -titulado “Los Tejerina”-, elaborado pro el Ing. Agr. Carlos Miguel Molina y el Lic. Alejandro Moyano Aliaga, se aclara que las ramas de dicha familia fueron tres, una radicada en Bolivia y Salta, otra en Tucumán y la tercera, en Córdoba, el trabajo se centra en ésta ultima, dado que varios de sus integrantes luego se radicaron en nuestra ciudad y en Rosario.

Fernando Jiménez de Gregorio, genealogista español, decía que “los Tejerina llegan a Belvis posiblemente a mediados del siglo XVIII. Ya figuran como vecinos de nuestro pueblo Juan de Tejerina, casado con Gregorio García de las Heras, natural de Belvis; con ellos se vinculan las dos estirpes cuya unión continúa en la Argentina y Chile. De aquel matrimonio nació un hijo llamado Gregorio Tejerina y García de las Heras”.

No obstante, Molina investigó en los Registros Particulares del Censo del Marqués de Ensenada (1752), hallados en los archivos reales de Toledo, y localizó a Juan Tejerina, nacido en 1730, hijo de Juan Fernández de Tejerina vecino de Belvis de la Jara, nacido aproximadamente en 1693, labrador y casado con María Fernández de la O, nacida en 1702. Con este logro se posibilita después de casi un siglo de búsqueda poder continuar ascendiendo en la genealogía Tejerina.

Juan Tejerina y María Gregorio de las Heras tuvieron dos hijos que pasaron a América, afincándose en Córdoba. El mayor, Tomás Tejerina de las Heras, falleció en 1820 soltero, mientras que su hermano Gregorio -llamado también José- vino al Río de la Plata bajo la tutela de su tío Bernardo Gregorio de las Heras.

Bernardo -bautizado en Belvis por 1749- se radicó en Buenos Aires. Era militar y comerciante, terciario franciscano, y contrajo matrimonio en esa última ciudad con Rosalía Ventura de la Gacha en 1752. Fueron padres -entre otros hijos- de Juan Gualberto Gregorio de las Heras y Gacha, nacido en Buenos Aires en 1780, general sanmartiniano, guerrero de la Independencia, etc..

Gregorio Tejerina de las Heras pasó a Córdoba donde se instruyó en el comercio, fue capitán de milicias, regidor y alférez real y falleció en Córdoba en 1804. Contrajo matrimonio con María Josefa Usandivaras Allende y fueron padres de 12 hijos.

OTRAS PERSONALIDADES

María Josefa era hija de María Teresa de Allende y Vicentelo, casada con Francisco Javier de Usandivaras y Sierra, y nieta de Bernardina Vicentelo de la Rosa y Carranza, casada con Tomás de Allende y Losa, lo que la convierte en nieta directa y legítima en séptimo grado de Juan de Garay, fundador de Santa Fe y Buenos Aires, y de Isabel de Becerra y Mendoza, por la rama de su hija Jerónima de Contreras casada con Hernán Arias de Saavedra.

Pero también Bernardina Vicentelo de la Rosa y Carranza -casada con Tomás de Allende y Losa- es nieta de Ana de Herrera y Velazco, casada con José de Carranza y Cabrera, lo que la hace a María Josefa en nieta directa y legítima en sexta generación del Gral. Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de Córdoba, y de Luisa Martel de los Ríos.

Para completar la trilogía de fundadores, conquistadores y primeros pobladores, es dable mencionar que Maria Josefa Dorotea de Usandivaras y Allende es también nieta legitima en sexta generación del Cap. Hernán Mexía Mirabal, conquistador y fundador de varias ciudades en la zona del Tucumán, casado con Isabel de Salazar. De la descendencia de dos de ellos, Pedro José y Petrona Tejerina Usandivaras, nos ocuparemos para señalar las familias que se afincaron en nuestra ciudad y en Rosario.

FAMILIA NUMEROSA

Cuatro de los hijos fallecieron párvulos y dos solteras, y el resto dio lugar a descendientes de las siguientes familias: José Celestino Tejerina Usandivaras se casó con Rosa Sarfield Carranza y de ellos descienden las familias Gutiérrez Tejerina, Luengo Tejerina, Luengo Ferreira, Luengo Bazán, Luengo Baigorrí, Torres Tejerina, Luengo Ferreira, Tejerina Ficher Maciel, Chammas Tejerina, Tejerina Bustamante, Feit Tejerina, Serrano Feit, Lopez Cepeda Feit y Ceballos Feit.

Por su parte Gregorio Tejerina Usandivaras contrajo matrimonio con Narcisa Freytes Avila y de ellos descienden -entre otras- las familias Tejerina Basavilbaso, Tejerina Van Gelderen, Van Gelderen Tejerina, Van Gelderen Coquet, Tejerina Melián y Tejerina Olguín.

Del matrimonio de Ángela Tejerina Usandivaras con Luis Melián proceden los descendientes de las familias Melián Lazcano, Melián Rivas, Melián Machado, Montes Melián, Montes Carmona, Montes Goerling, Montes Montes, Crespo Montes, Perazzo Naon Montes, Lecumberry Montes y Montes Sommer.

EN SANTA FE

Pedro José Tejerina Usandivaras nació en Córdoba en 1791 y falleció en Lima en 1844. Contrajo matrimonio con Florentina Uraga y fueron padres de: Nicacia Tejerina Uraga bautizada en 1837 y casada con Luis Aliaga Carranza, hacendado, comerciante y propietario de la estancia Casitas Viejas (Tulumba). Tuvieron once hijos, de los cuales una se relaciona con nuestra ciudad.

Se trata de Mercedes Aliaga Tejerina, nacida en 1865 y fallecida en Santa Fe en 1956; casada en 1886 con Justo Cabal, uruguayo, rentista, hijo de Mariano Cabal, gobernador de Santa Fe y de Emilia González Marote. Fueron padres de Mercedes, casada con el general José Morales Bustamante; Justo, casado con Mercedes Iturraspe; María Teresa, casada con el ingeniero agrónomo Juan Bautista Rivara; y Julio Cesar, María Cristina y Oscar Cabal Aliaga, solteros.

Los dos faltantes desarrollaron amplias familias en Santa Fe, cuyos descendientes honran la memoria de sus progenitores en nuestra ciudad. Estela Cabal Aliaga se casó en 1912 con Francisco Iturraspe Rodríguez, cuyos hijos dieron lugar a las familias Iturraspe Molinas, Iturraspe Freyre, Estrada Iturraspe, Ventura Roca Iturraspe y Furno Iturraspe,

El segundo fue Luis Mariano Cabal Aliaga, casado con Celia Zamora, cuyos hijos formaron las familias Cabal García Pinto, Cabal de Diego, Cabal Ferrer, Cabal Crausaz, Lucas Cabal, Stoddart Cabal, Ramos Mexía Cabal, de Iriondo Cabal, radicándose la mayoría de éstos en Santa Fe y algunos en Rosario.

De estos dos troncos podríamos mencionar una actividad común relacionada con el campo, ya que mientras el primer matrimonio y sus hijos se dedicaron a su estancia San José en Rigby, el segundo lo hizo desde la conocida casa de remates ganaderos Lamas y Cabal.

EN CÓRDOBA

La segunda hija de Pedro José Tejerina Usandivaras fue Catalina Tejerina Uraga quien se casó con Juan José Aliaga Carranza, también cordobés (Tulumba) y comerciante, que dieron lugar a una numerosa familia.

Por ultimo el único hijo varón de Don Pedro, fue Wenceslao Tejerina Uraga, nacido y fallecido en Córdoba en 1839 y 1892, respectivamente. Falleció de 51 años, pero vivió una vida más que intensa. A los 20 años se radicó en Río Cuarto y tuvo una importante participación en ámbitos culturales, sociales y políticos.

Se desempeñó como juez de alzada, estuvo a cargo de la Municipalidad y formó las comisiones directivas de los primeros bancos de Río Cuarto. Además, estuvo en la fundación del Jockey Club local y en el nacimiento de la logia masónica “Estrella de Río Cuarto”.

Es un personaje que muchos conocen solamente por la calle que lleva su nombre, pero en su paso por esa ciudad cordobesa tuvo un responsable desempeño en iniciativas sociales, como hizo durante las epidemias de cólera de fines del siglo XIX.

En 1862, cuando la gobernación de la provincia definió reestablecer las sesiones de la Municipalidad, que habían sido disueltas por el presidente Derqui al intervenir la provincia, fue Tejerina quien se hizo cargo de la presidencia.

Asimismo, Tejerina en 1876 fue jefe político del departamento y vicegobernador de la provincia en 1883, oportunidad en la que acompañó a Gregorio I. Gavier en la dupla del Partido Autonomista Nacional (que buscaba continuar el régimen de Juárez Celman). Tres años más tarde, Wenceslao Tejerina fue ministro de Hacienda durante la gobernación de Ambrosio Olmos, en 1886, y ministro de Gobierno en el “88. Además fue senador provincial y diputado nacional por el partido que lo había llevado a la vicegobernación.

ACTIVIDAD EMPRESARIAL

Wenceslao Tejerina también se destacó en la actividad empresarial. Poco tiempo después de instalarse en Río Cuarto, en 1865, fundó los establecimientos ganaderos Ermila y Santa Flora (en honor a su madre Florentina), próximos a nuestra ciudad. Incluso fue proveedor del Ejército de Frontera en 1885.

Quizás la actividad más significativa de Tejerina en el ámbito comercial fue su participación en la conformación del Banco de Río Cuarto. En marzo de 1876, reunidos los accionistas de la entidad en la casa de Tejerina, decidieron por votación que el presidente fuera Pedro Funes y que el mismo Tejerina ocupara el puesto de vicepresidente.

Apenas un lustro después de la apertura del Banco de Río Cuarto, en 1881 se inauguró otra casa monetaria en la ciudad, la del Banco Provincial. Ésta también contó con Tejerina entre sus filas, pero aquí ocupando la posición de presidente.

Años después de su casamiento, en 1875, formó parte de la comisión que fundó el Club Social, conocido actualmente como Jockey Club. En el acta inaugural de la entidad, figuran también otras firmas como las de Julio Roca y la de Ignacio Fotheringham. “Institución que tiene como principal objetivo proponer el desenvolvimiento de la cultura y el progreso de nuestra sociedad”, decía el estatuto de la entidad.

En 1875, Wenceslao Tejerina firmó un acuerdo con el coronel Antonino Baigorria, jefe de las Fronteras del sur de Córdoba, referido a la provisión de raciones a las fuerzas del Ejército en la región. Debía entregar a las fuerzas “el sebo y gordura” de las reces carneadas para el racionamiento, sumado a los cueros que se le daban al proveedor al momento de la carneada. Además, definía que si la calidad de los productos que se entregaban no era la convenida, el Ejército estaba en condiciones de conseguirlos a través de otros comerciantes y cobrarle a Tejerina la diferencia de los costos,si resultaban más elevados.

Wenceslao Tejerina
NUEVAS GENERACIONES

Wenceslao Tejerina contrajo matrimonio con Deidamia Tissera Ferreyra, nacida en Río Cuarto en 1852 y fallecida en Córdoba en 1941. Fueron padres de diez hijos, cinco de los cuales fueron solteros. Del resto, salvo los tres que tuvieron referencias de alguna manera con nuestra provincia, se cuentan los descendientes de las siguientes familias: Alonso Tejerina, Huber Tejerina, Tejerina Cardinal, Tejerina Anchorena, Tejerina Guerra Boneo, la Torre Tejerina, Tejerina Yofre, Tejerina Orenzanz y Tejerina Lubary.

Wenceslao Tejerina Tissera nacido en 1876 casó con Adela Fotheringham, hija del general Ignacio Fotheringham y Adela Ordoñez. Procrearon seis hijos. El mayor era Wenceslao Tejerina Fotheringham, nacido en Río Cuarto en 1901 y fallecido en Rosario en 1985, quien contrajo primeras nupcias en Buenos Aires con María Julia Sobrecasas. Luego, ya instalado en Rosario, en segundas nupcias se casó con Raquel Marull, teniendo consignados cuatro hijos del primer matrimonio. Fue un eminente y reconocido cirujano y fundador del Sanatorio Parque de dicha ciudad, habiendo brillado internacionalmente por sus trabajos de investigación médica.

Deidama Tejerina Tissera
TAMBIÉN ABOGADOS

Julio Tejerina Tissera, nacido también en Río Cuarto en 1878, abogado, se estableció en nuestra ciudad donde ejerció su profesión. Casó con Aurelia Soto, también riocuartense y sus hijos fueron: Julio Alberto Tejerina, abogado del foro local y secretario de Gobierno de la Municipalidad de Santa Fe, casado con Nelly Niklison; Jorge Tejerina también abogado, quien contrajo matrimonio y luego separado de María Leticia (Ticha) Devoto; Dora Tejerina, casada con José Carmelo Busaniche, abogado, historiador, periodista, escritor e intendente de la ciudad de Santa Fe; todos los nombrados con sucesión; y Alcira (Chiquita) Tejerina, casada con Carlos Guerra, sin sucesión.

Devienen de ellos las siguientes familias Tejerina Nigro, Tejerina de Diego, Almeida Tejerina, Funes Tejerina, Buzzi Tejerina, Busaniche Occofer, Busaniche Argento, Laporte Busaniche y Tejerina Devoto.

Finalmente Deidamia Tejerina Tissera, nacida en 1888 y fallecida en Río Cuarto en 1915, casada con Carlos Miguel Molina, hijo del general Miguel Emiliano Molina y Elvira Aguirre Suárez, fueron padres de Raquel Molina Tejerina, casada con Manuel Vázquez, sin sucesión; María Julia Molina Tejerina, soltera; y Carlos Miguel Molina (h) casado y radicado en la ciudad de Santa Fe con Alcira J. Molinas Porta, hija de Nicanor Molinas y María del Carmen Porta Echagüe, de quienes suceden las familias Molina Reppin, Molina Coll, Norman Molina y Muñiz Molina

Finalmente,Petrona Tejerina Usandivaras casó en 1818 con Juan de Dios Sánchez Moscoso y procrearon -entre otros hijos- a Manuel Moscoso Tejerina, comerciante. Se casó en Córdoba en 1853 con Rosa Ocampo González, quienes al contraer matrimonio fueron padres de Juan de Dios Moscoso Ocampo, nacido en 1862 y fallecido en Santa Fe en 1920, abogado, fiscal y juez, periodista, quien casó con María Luisa de la Piñera y Palacios, con sucesión en nuestra ciudad.

Apellido castellano

Según la heráldica española se sabe que es un apellido castellano de las montañas de León. Una rama pasó a Andalucía y algunos Tejerina probaron su nobleza en diversas ocasiones en la Cancillería de Valladolid. El escudo lleva un campo de sinople una torre de plata aclarada de gules y un árbol de tejo (de donde proviene su nombre) sobre unas penas y en su copa un gavilán de sable

El tronco de la rama cordobesa del apellido se ubica en Toledo en el municipio de Belvis de la Jara. Si bien se conoce el apellido desde el siglo XVI, utilizándose indistintamente como Texerina o Tejerina, es a mediados del siglo XVIII conocido como Fernández de Tejerina.

Los Tejerina y los Gregorio están muy emparentados, a punto tal que Fernando Jiménez de Gregorio, genealogista español y nativo de Belvis de la Jara, fue el principal estudioso de la genealogía Tejerina y ya casi centenario confirmó al autor de esta nota que décadas de investigaciones lo convencieron de que no había documentación relativa al origen de Juan Tejerina.

Fuente: El litoral

1 comentario: