viernes, 9 de diciembre de 2016

8 de diciembre de 1827 - Muere el "Vulcano de los Andes"

FRAY LUIS BELTRÁN

Sin él, el Cruce de los Andes hubiera sido irrealizable. Su ingenio, sapiencia y sabiduría fueron fundamentales para la realización de la magna gesta libertadora.



Bajo su dirección se fabricaron todo tipo de armas, municiones, pólvora, herrajes y uniformes. A sus órdenes llegaron a trabajar hasta 700 hombres. En 1816 abandonó los hábitos, y al año siguiente (1817) participó en la campaña a Chile. Diseñó equipos especiales para transportar cañones a lomo de mula, aparejos de su invención para subir las laderas más escarpadas, y puentes colgantes transportables para hombres y mulas.

Combatió en la batalla de Chacabuco y en la sorpresa de Cancha Rayada. Después de esta batalla, cuando San Martín intentaba levantar el ánimo de los militares vencidos, Beltrán los convenció de que tenía municiones de sobra. Era falso, pero en pocos días logró fabricar varias decenas de miles de municiones, con las que San Martín logró la victoria en la batalla de Maipú, que fue definitiva para la expulsión de los españoles de Chile.

Hizo la Campaña al Perú, poniendo en marcha talleres y fundiciones que colaboraron en la campaña. Llegó a estar presente en la Batalla de Ayacucho, última gran batalla de la emancipación americana.
Por diferencias con Simón Bolívar, al hacerle a éste algunos comentarios sobre los pertrechos y armamentos del ejército, el Libertador lo humilló en público, haciendo gala de su altanería. Éste provocó en Beltrán un gran pesar, e intentó suicidarse, siendo salvado en los últimos momentos. 

Luego de ésto, padeció raptos de locura por varios meses.
Regresado al país, se incorporó a la maestranza del Ejército Republicano que partía hacia la Guerra con el Brasil, pero al poco tiempo tuvo que regresar, falleciendo poco después.

A pesar de haber abandonado su condición de religioso once años antes, fue sepultado con el hábito de su Orden Franciscana.

Fue amigo personal del General San Martín, el cual recurría siempre a sus sabios consejos.

Fuente: Granaderos Bicentenario

No hay comentarios:

Publicar un comentario