martes, 6 de septiembre de 2016

Asalto al mensajero del Congreso


Un grave incidente de 1816, que causó conmoción en el Congreso de Tucumán y salpicó a un diputado

Una grave incidencia desencadenó, en las sesiones tucumanas del Congreso de las Provincias Unidas, cierto hecho ocurrido a fines de agosto o comienzos de setiembre de 1816, en un descampado de la zona sur de la provincia de Córdoba. La víctima del serio –aunque incruento- caso, fue el oficial Cayetano Grimau y Gálvez. Vale la pena contar la historia, despojada de los detalles erróneos que muchas veces se le han añadido. 



El joven militar Grimau y Gálvez, porteño, hijo de una familia muy distinguida y acaudalada, estaba en la milicia desde adolescente. Había empezado peleando en las invasiones inglesas, durante la Reconquista y la Defensa, en el Batallón de Jóvenes que formó Santiago de Liniers.


Encargo riesgoso


Pasó luego al Regimiento Fijo de Infantería, y luego al Regimiento 3. Actuó en el sitio de Montevideo y en la batalla del Cerrito. Luego de revistar en otras unidades, volvió a luchar en Montevideo y estuvo en la rendición de esa plaza, en 1814.

Ese año y el siguiente, Grimau y Gálvez cabalgó a las órdenes de Carlos de Alvear y de Manuel Dorrego, en una de las batallas de Las Piedras, así como en las de Marmarajá y Guayabos. A comienzos de 1815, ya tenía grado de Ayudante Mayor en el Regimiento 8 de Infantería. Corría el año siguiente cuando le encargaron que llevase a Tucumán –donde el Congreso acababa de declarar la Independencia- unos pliegos del Director Supremo, Juan Martín de Pueyrredón, dirigidos al jefe del Ejército del Norte, general Manuel Belgrano. Cumplió esa misión y, cuando emprendía la vuelta a Buenos Aires, el Congreso le confió unos documentos que enviaba a Pueyrredón. Nunca hubiera sospechado que ese encargo le complicaría notablemente la vida.


Los documentos


No se sabe de qué documentos se trataba. Hay historiadores que aseguran que llevaba el Acta de la Independencia, y quien escribe estas líneas repitió alguna vez (“Apenas Ayer” del 15 de julio de 1995) esa especie. Sin duda, es una afirmación equivocada y no consta en documento alguno del proceso. 

El Acta de la Independencia estaba asentada en el libro de actas del Congreso, libro que, como se sabe, se extravió completo años después. Sin duda Pueyrredón, quien había llegado de Tucumán y Córdoba a Buenos Aires el 29 de julio, tenía en su poder una de las copias autorizadas que firmó el secretario del Congreso. Así, no tenía sentido que se le hubiera mandado otra; y, en todo caso, nunca hubiera podido tratarse del original.

Grimau y Gálvez se puso en marcha rumbo a Buenos Aires acompañado por un soldado. Conocedor de que la soledad hacía peligroso el camino, se mantuvo al lado de un carruaje que partía en esos momentos de Tucumán a Córdoba, escoltado por diez soldados armados. Los pasajeros eran el doctor Miguel Calixto del Corro, diputado cordobés en el Congreso, y el doctor Manuel Molina.


El asalto


Ya en territorio de Córdoba, en un punto llamado Barrancas, cercano a Cabeza del Tigre, se topó Grimau y Gálvez con un grupo de soldados de José Gervasio Artigas. Los encabezaba un personaje conocido como “El Inglés García”. Según declararía en el proceso, García lo conminó a que “le entregase los pliegos, poniéndole un trabuco montado (amartillado) al pecho”. Estupefacto, el mensajero del Congreso vio que el soldado que lo acompañaba no movía un dedo en su defensa, y que también miraba al costado la guardia del carruaje. No tuvo entonces más remedio que entregar los documentos, luego de lo cual “El Inglés” y sus hombres se alejaron al galope.

La partida asaltante descontaba que no iba a tener inconveniente alguno. En toda esa zona, quien imponía la ley era el capitán Lorenzo Moyano, cordobés de probada fidelidad a Artigas, con una importante guarnición a sus órdenes.


Acusaciones


Ni bien Pueyrredón se enteró del suceso, decretó, el 4 de setiembre de 1816, que se procesara a Grimau y Gálvez y se iniciara una investigación sobre el asunto, para lo cual comisionaba al gobernador de Córdoba, José Javier Díaz. El Congreso tomó conocimiento del caso el 3 de setiembre, y pidió al Director que le remitiese las conclusiones. El día 4, el diputado Antonio Sáenz expresó que, examinado el tema, resultaba que el gobernador Díaz era “sospechoso en el particular”, y que por tanto se lo debía separar de la causa y nombrar otro comisionado. Lo apoyó Esteban Agustín Gazcón.

José Antonio Cabrera –para proteger al doctor Del Corro- dijo que el Congreso no podía ser juez en causa propia. Gazcón replicó, en la versión de “El Redactor”, que “el asunto en cuestión no solamente pertenecía al Congreso por haberse perpetrado el delito de violar el sagrado de la correspondencia, sino también porque el que aparecía sindicado como autor, o a lo menos como cómplice (o sea Del Corro) era un miembro del augusto cuerpo”.


No culpable


Añadió que el hecho resultaba “el más criminal y escandaloso, reversivo del orden y de la confianza pública”, y que el Congreso no podía “abrigar en su seno a un individuo manchado con tan infame nota, hasta que no se purifique de ella”. Hizo la moción, que fue aprobada, de que el cuerpo designara una comisión para organizar el respectivo proceso.

Respecto de Grimau y Gálvez, la Comisión Militar Permanente, formada por cinco oficiales de alta graduación, se encargó del asunto en Buenos Aires. El fiscal, Manuel José de Cossio, y el auditor Tomás Valle, analizaron todos los documentos e interrogaron a Grimau y Gálvez. Este declaró que García lo encañonó, y que ni su acompañante ni la guardia de Del Corro le prestaron auxilio de ninguna especie, lo que le imposibilitó resistir.

Oído todo esto, la Comisión Permanente declaró “sin culpa alguna” al acusado, expresando que se debía “ponerlo en libertad y publicarse su inocencia, para que no quede mancillado su honor”. Allí terminó la causa. No llegó el Congreso a sancionar al diputado Del Corro, tal vez para no agravar aún más las tensiones que los representantes de Córdoba venían creando en el cuerpo.


Una larga carrera   


Grimau y Gálvez continuó su carrera militar, en cuyo transcurso recibió una seria herida de bala en la pierna. Luchó a órdenes de Antonio González Balcarce y de Juan José Viamonte contra la montonera, con grado de capitán. Luego, ya sargento mayor, mandó las fuerzas de infantería que se embarcaban, con el almirante Guillermo Brown, destinadas la guerra del Brasil. Pero su salud ya estaba resentida y pidió que se lo separara del servicio.

A pesar de todo, luego volvió a las filas y, con grado de teniente coronel, se desempeñó como ayudante de Dorrego. Ya en tiempos de Rosas, participó en la Revolución de los Libres del Sur, de 1839. Esto le trajo como consecuencia el encarcelamiento y la confiscación de sus bienes. Más tarde pudo escapar a Montevideo, y de allí se trasladó al Brasil. Volvería a Buenos Aires después de la batalla de Caseros.

A pesar de sus años y su mala salud, en 1865 se presentó al gobierno nacional, ofreciendo servir en la guerra del Paraguay. El general Bartolomé Mitre agradeció la propuesta y contestó que la tendría presente.

El teniente coronel Cayetano Grimau y Gálvez falleció en Buenos Aires el 7 de abril de 1871, a consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla que asolaba la capital.


Fuente: LaGaceta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada