sábado, 23 de enero de 2016

Las veinte cargas de Lavalle

Dn, Juan Galo Lavalle
La batalla está definida. Las tropas del Rey atropellan con facilidad a los patriotas que tratan de resistir. Los regimientos independentistas aflojan la resistencia y comienzan a retroceder ante el empuje realista.

Pronto la resistencia se convierte en huída. Es el sálvese quien pueda. Es la Batalla de Moquehua del 21 de enero de 1823.

Desesperados, los soldados del Ejército Libertador del Sur, abandonan sus armas escapando de lo que se está convirtiendo en una verdadera carnicería. Detrás de ellos, la caballería del general Valdez los acuchilla sin piedad.

Algo hay que hacer, para evitar esa masacre. Y es allí, cuando aparece la figura heroica del Sargento Mayor Juan Galo de Lavalle González Bordallo, el "León de Riobamba"...

Con sus cuatrocientos Granaderos a Caballo, se interpone entre los soldados de infantería patriota y la caballería realista que los persigue. Enfrenta a los hombres del Rey, y los carga con bravura. Una, carga, dos cargas, tres cargas... y los realistas continúan su persecución... cinco cargas aguanta 
Lavalle... diez cargas... ¡quince cargas!...

Lavalle reúne a su escuadrón, que apenas ahora es un pelotón. Sólo quedan 80 sables Granaderos en las manos de 80 valientes. El resto ha muerto o ha caído prisionero. El León los mira, y duda si volver a cargar o no. Están exhaustos, agotados, con sus caballos sin fuerzas. Cuando de entre el pelotón se escucha la voz de un Granadero que dice:

-¡Un Necochea aquí!
Lavalle siente en el alma aquellas palabras. Hirientes, que lastiman su orgullo y honor de Granadero. Mira a sus hombres y dice:

-¡Lo mismo sabe morir un Lavalle que un Necochea!. ¡Granaderos! ¡A la carga!.
Y así, aquel puñado de centauros vuelven a cargar contra el enemigo que los supera en número. No importa la cantidad de soldados que les pongan enfrente, porque aquellos Granaderos no peleaban por sus vidas, ¡sino que luchaban por la Gloria!

Luego de veinte cargas, los realistas detienen su persecución. Los infantes derrotados pueden continuar su huída, cargando a sus compañeros heridos sabiendo que los pocos Granaderos a Caballo que quedan, les cuidan las espaldas.

Sin lugar a dudas, la Batalla de Moquehua del 21 de enero de 1823, a pesar de haber sido una derrota de las Armas de la Patria, es una de las más bellas joyas que guarda el Historial de los Granaderos a Caballo de los Andes.

Las Veinte Cargas de Lavalle y sus Granaderos en Moquehua, significaron una de las mayores Glorias de la Patria.

Sargento Mayor Juan Galo de Lavalle González Bordallo.

Fuente:
1) "Tradiciones Peruanas" de Ricardo Palma
2) Granaderos Bicentenario

1 comentario:

  1. Asesino de Dorrego e iniciador de la guerra civil al allanarle el camino al dictador Rosas. En su periplo por diferentes lugares del país sus tropas se dedicaron al pillaje, violación de mujeres que generó la reacción rosista.

    ResponderEliminar