domingo, 31 de enero de 2016

Del Retiro a San Lorenzo. El camino sanmartiniano. La marcha militar forzada más rápida de la Historia.


Héctor Piccinali, en su libro rescata con criterio militar el traslado de las tropas del RGC desde el cuartel de Retiro en BA hasta el convento de San Carlos en SL, haciendo hincapié en la velocidad de marcha.

En cinco días, desde la noche del 28.Ene. a la noche del 02.Feb, los Granaderos a Caballo recorrieron 420 kilómetros (un promedio de 80 por día). Bartolomé Mitre escribió sobre el esfuerzo. “Mientras tanto San Martín con su pequeña columna seguía a marchas forzadas”. Fue ésta, la ejecución de una marcha forzada sin par; ejemplo único en la historia militar. Destacamos que Piccinali toma una equivalencia por legua de aproximadamente 5 km, cosa que nos llama la atención .

Solamente comparable a la realizada por el general de caballería James. E. B. Stuart del Ejército Confederado, en la guerra de Secesión norteamericana. Stuart recorrió 208 km en 3 días (70 de promedio), aunque realizó 128 km en las últimas 24 horas.

El promedio diario no alcanza al de San Martín ni tampoco a la de la jornada de mayor rendimiento. Porque los granaderos descansaron en San Pedro y de allí marcharon a Rosario, distante 29 leguas, es decir, 145 km. El ejemplo personal de San Martín, a quien podría considerarse un experto en marchas, pues había recorrido España varias veces en misiones militares, y, finalmente, la instrucción militar superior que transformó a los jinetes gauchos en Granaderos a Caballo, hizo posible este resultado excepcional: “la marcha forzada más rápida en la historia militar del mundo, un laurel más para el gran Capitán de los Andes”. Piccinali, Héctor: “Vida de San Martín en Buenos Aires”, págs. 250 y 251.

José de San Martín, partió con sus 150 granaderos (elegidos en su mayoría entre el 1º y 2º Escuadrón), seguido por los 100 granaderos de infantería al mando del teniente coronel Juan B. Morón, del cuartel de Retiro (hoy plaza San Martín) marchando de noche para evitar el calor del día y ser observados por el enemigo. Recorrieron las Postas existentes, con el fin de renovar la caballada. Un día antes había salido rumbo a SF una carretilla con munición y armas al mando de Larrazábal.
El camino de “La Carrera al Paraguay”, también llamado “Camino de la Costa” seguía el curso del río Paraná, alejado de la costa alrededor de media legua, pues debía evitarse a atacantes que provenían del río y además, eludir accidentes geográficos que eran pasos peligrosos.

Agrega Piccinali: “Tuvieron que superar (los Granaderos montados) el aplastamiento que producen las elevadas temperaturas estivales de la región pampeana, marchando entre grandes cardales, en la oscuridad de la noche y sobre caminos polvorientos, con los inconvenientes consiguientes que generalmente reducen la velocidad a casi la mitad del promedio normal, para entrar en combate y obtener la victoria contra un enemigo descansado que los duplicaba en número”.

Fuente: "Soldados de San Martín en San Lorenzo. Hechos y aspectos inéditos" 2012 (Colimodio/Romay).

No hay comentarios:

Publicar un comentario