miércoles, 22 de julio de 2015

Dos estudios genéticos aclaran el origen de la población indígena en América

Una única ola migratoria entró por el Estrecho de Bering hace 23.000 años. Posteriormente, hubo contactos de algunas poblaciones con tribus de Oceanía y del Sudeste Asiático.

Dos equipos diferentes de científicos, en sendos estudios publicados en las revistas Science y Nature, hallaron claros indicios de que algunos grupos de la zona del Amazonas están genéticamente emparentados con poblaciones del sureste asiático. Según esos estudios comparativos, los indígenas suruí y karitiana, que viven en la Amazonia, se parecen sorprendentemente a los habitantes de Nueva Guinea, Australia o a los de las islas de Andamán, en el golfo de Bengala. "Esto pone de manifiesto que la población del 'nuevo mundo' no estaba completamente aislada del 'viejo mundo' tras la migración inicial", según Eske Willerslev, que encabeza el equipo de la Universidad de Copenhague autor del primer informe.

"Nuestro estudio presenta la imagen más amplia hasta la fecha de la prehistoria genética de América. Mostramos que todos los nativos americanos, incluyendo los principales subgrupos de amerindios y atabascanos, descienden de la misma ola migratoria", ha declarado Maanasa Raghavan, investigador del Centre for GeoGenetics de dicha Universidad de Copenhague.

El grupo encabezado por Willerslev se concentra en el desarrollo de la inmigración eurasiática a través del Estrecho de Bering, que aparentemente tuvo lugar en el apogeo del último período glacial, como máximo hace unos 23.000 años, en una única ola migratoria a través del estrecho, que por entonces era un puente de tierra. Pero al parecer, los migrantes eurasiáticos quedaron enclavados en el Estrecho de Bering durante unos 8.000 años, al cabo de los cuales continuaron desplazándose a lo largo de la costa hasta llegar a la parte más austral de América del Sur a más tardar hace unos 14.600 años.

El profesor Johannes Krause, del Instituto Max-Planck de arqueología genética de Jena, Alemania, califica la semejanza genética entre los habitantes del Amazonas y grupos del sureste asiático como una sensación. "Al principio no lo podía creer", dijo. "La señal genética es muy elevada". Según Krause, la cuestión decisiva es cuál de los dos grupos llegó primero a América, algo que habrán de determinar nuevos estudios genéticos. 

Ver nota completa en inglés en Nature.com

Fuente: DW.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario