miércoles, 3 de junio de 2015

“Reliquias de Ibatín” - Parte III

7. La casulla de San Francisco Solano
Es una pieza de ordenamiento litúrgico, que al tradición oral y el aval de los historiadores, la relacionan con la presencia de San Francisco Solano en Tucumán 189-1597.

La casulla tiene forma de guitarra y está decorada con bordados de hilos de seda, oro y plata sobre un grueso paso de seda el sector rectoral presenta una custodia rematada por un disco solar en alusión a la hostia tradicional. Una media luna de plata en el borde interior alusiva a la virgen María. En los laterales dos ángeles tenantes. El paño dorsal presenta los símbolos de la pasión y el corazón sangrante, emblema de la orden franciscana, complementados con angelitos y gran cantidad de ornamentos se supone que la casulla fue bordada por indígenas de Tucumán y fue parte de la liturgia de los franciscanos de los tiempos de Ibatín. Fue usada por el santo del violín en la propia San Miguel, establecida en Ibatín, en los años que pasó en nuestra provincia.

La casulla está ubicada en la pared lateral que da al este, en el testero del templo de San Francisco, dentro de una vitrina colgante, y se ha conservado hoy bien a lo largo de más de cuatro siglos.

La Casulla de San Francisco de Solano
8. La virgen de las Mercedes, conocida como “La generala”
Es la imagen más venerada por el pueblo de Tucumán. Perteneció a la orden Mercedaria desde los tiempos en Ibatín, la cual recibió un solar en 1565, estableciéndose los frailes en 1586.

El culto a María de la Merced ya era popular en la primera mitad del s. XVII. El 30 de setiembre de 1687, el Cabildo tucumano la nombra abogada de la ciudad y obliga a hacer su festividad y novenario. Es 1774 se erigió canónicamente la cofradía (fue aprobada oficialmente) la devoción a la virgen llegará a su máxima cantidad de fieles en ocasión de los acontecimientos de la batalla de Tucumán de 1812, momento en el cual fue nombrada “Generala” de los Ejércitos de la Patria. Cien años después en 1912 fue coronada pontificiamente bajo el papado de Pío X.

El mismo Manuel Belgrano rezó y pidió la protección de la virgen para el ejército patriota antes de la batalla de Tucumán,  la cual  coincidió con la festividad de la virgen . En agradecimiento el general Belgrano, entregó su bastón de mando y la declaró Generala del Ejército.

La imagen de la virgen esta  tallada en madera (cabeza y manos), mide 1.45 metros de altura, y es una imagen de vestir de poco peso por la necesidad de su transporte a largas distancias en las procesiones, tan frecuentes desde los tiempos de Ibatín.

La “Generala” se encuentra en la iglesia Basílica “La Victoria”, ocupando un lugar central de la parroquia en el altar mayor de la misma.

Nuestra Señora de las Mercedes
9. La virgen del Rosario llamada “La Milagrosa”
La imagen de “La milagrosa” fue traída de Cuzco en el s. XVI fue propiedad de una india llamada Juana Paya quien la donó al colegio de los jesuitas en Ibatín, luego de obtener un milagro de la imagen. “La Milagrosa” estaba ubicada en el altar mayor de la iglesia del colegio de la Compañía. 

Cuando la ciudad se trasladó a La Toma la imagen y su cofradía ocupó el mismo lugar en la nueva ciudad. Cuando los jesuitas fueron expulsados en 1767, la imagen quedó en el templo abandonado hasta que en 1775 el presbítero Miguel Gerónimo Sánchez de Lamadrid, trasladó a la matriz la imagen y la cofradía. Posiblemente, en 1790, la misma fue entregada a los dominicos. El 6 de agosto de 1791.

La imagen recibe pública y solemne veneración en Santo Domingo cuyo tempo y convento a ella están consagrados.

La imagen de la virgen del Rosario está tallada en madera de resistente cedro o nogal con mano diestra, esta estucada y policromada.  La virgen está representada como una figura fina y estilizada de una altura de 77 cms. La imagen representa a la virgen de pie sobre una nube ornada con tres cabezas de querubines. Lleva túnica coloreada con un tono rojo apagado, reñida a la cintura y porta en niño en sus brazos.

En la actualidad la imagen esta ubicada en el altar principal de la nave lateral que da hacia el norte de la Basílica de Santo Domingo.

La Virgen del Rosario
10. El Estandarte Real
El paseo real del Pendón o paseo del Pendón Real  era una ceremonia que se celebrada en algunas ciudades de la América española como parte central de las festividades organizadas en conmemoración de la fundación o la conquista. Consistía en un desfile encabezado por el Pendón Real (el Estandarte Real) y en que participaban las principales personalidades del cabildo; Real Audiencia y autoridades virreinales.

El paseo, que era entendido como una demostración de lealtad hacia la corona, podía estar acompañado de celebraciones religiosas bailes, fuegos artificiales o corridas de toros.

En las ciudades el Estandarte Real era portado por el Alférez Real en los actos públicos.
En San Miguel de Tucumán en el traslado a La Toma el encargado de portarlo fue Alférez Real propietario Felipe García del Valdés, quien entre las 11 y las 12 del día 25 de setiembre de 1685 sacó el Real Estandarte de su casa y acompañado por  los miembros del Cabildo, y de vecinos feudatarios y moradores se sacó públicamente de la plaza, dando vuelta por ella. Este fue el adiós sitio viejo o Ibatín.

El Estandarte Real sería trasladado a La Toma, lo mismo que se hiciera el día anterior, con la caja del archivo, el cepo y el árbol de justicia.
El día 27 de setiembre el Rea Estandarte ingresa a la reciente construida capilla de La Toma. El 28 hará el “Paseo Público” desde la casa del Alférez Real hasta la capilla, colocándolo en el altar mayor rezando las vísperas del arcángel San Miguel patrono de la ciudad.

El Real Estandarte era el símbolo de la posesión del reino de Castilla de las Indias, es decir del nuevo mundo, América. Es por eso, que en el mismo estaba ubicado en su parte central, el escudo de armas del Reino de Castilla-León, realizado este último bordado en hilos de oro y plata sobre un lienzo de terciopelo o alguna tela de gran calidad.

El Estandarte Real
Autor; Prof. Miguel Martínez Torres

Bibliografía

1. “El Arcón de Ibatín” en diario la La Gaceta, Tucumán, setiembre de 2013, Carlos Páez de la Torre (h)
2. Terán, Celia, Arte y Patrimonio en Tucumán S XVI – SXVII. Imprenta Iriarte. Bs. As. 2002
3. Tucumán, “La Historia de Todos”, La Gaceta, 2001
4. Piossek Prebisch, Teresa, La Ciudad en Ibatín – La Primera San Miguel de Tucumán 1565-1685. AG Crivelli. Salta. 2012
5. Lizondo Borda, Manuel, “El Tucumán de los siglos XVII y XVIII” en Historia de la Nación Argentina, Academia Nacional de la Historia. Bs. As. 1936
6. Lizondo Borda, Manuel, Sobre la Batalla de Tucumán, Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán, 1938
7. Lizondo Borda, Manuel, Tucumán indígena, Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán, 1938

No hay comentarios:

Publicar un comentario