miércoles, 20 de mayo de 2015

Tres linajes de la Edad del Bronce son «padres» de 6 de cada 10 europeos

Los genetistas creen que en el 2000 a. C. hubo una explosión demográfica

A la pregunta de dónde venimos cada vez se le suman más respuestas. La última, un estudio reciente realizado por la Universidad de Leicester, en Gran Bretaña, en el que también colabora la Complutense de Madrid, junto a otro centenar de organismos, y que desvela que el 64 % de los hombres europeos son descendentes de tan solo tres grupos que vivieron durante la Edad del Bronce en el continente.

De las conclusiones de este estudio se hace eco la agencia Sinc, que sitúa entre el 4.000 al 1.500 antes de Cristo, la existencia de tres linajes ancestrales de los que provienen algo más de seis de cada diez varones europeos. Es decir, tres grupos se convirtieron en dominantes y sus descendientes fueron los mejores en la «repoblación» del continente. Los expertos llegaron a estas conclusiones tras tomar más de 300 muestras de ADN de ciudadanos de muchos de los países de la UE, por lo que el estudio tiene un carácter de multicéntrico.

Eduardo Arroyo-Pardo, investigador del grupo de Genética Forense y Genética de Poblaciones de la facultad de Medicina de la Complutense asegura que estos resultados son una estimación matemática. El proceso fue la secuenciación de parte de una región del cromosoma Y (la MSY). «Hasta ahora, los estudios eran de mucho menor alcance, no por el número de poblaciones, sino por la cantidad de información genética manejada», asegura Ana María López Parra, investigadora y coautora del estudio.

Tras el descubrimiento comienzan las hipótesis. Una de ellas, según los expertos, es que este linaje común pudo ser el origen de una contrastada explosión demográfica acontecida en Europa en el Bronce. Los genetistas, gracias a estos nuevos datos, intentan reconstruir la secuencia de los europeos desde esta edad hasta la actualidad.

La muestra cubrió concretamente a 334 varones, cuya procedencia es de 17 naciones diferentes, incluyendo también muestras de países como Turquía y Palestina. En España, la mayor parte de los análisis provinieron del centro peninsular y del País Vasco. Asimismo, Grecia, Serbia, Hungría, Alemania (Baviera), Países Bajos (Frisia), Dinamarca, Noruega, Italia (región de la Toscana), Finlandia (Sami), Inglaterra (en los condados de Herefordshire y Worcestershire), islas Orcadas e Irlanda, fueron las demás regiones analizadas, a las que se añadió una población general europea, de ascendencia procedente del norte y del oeste del continente.

Además de la sospecha del crecimiento poblacional, los expertos también creen que en una fase anterior se produjeron movimientos migratorios de gran envergadura. Así, sitúan dos centros que irradiaron desde Oriente hacia Occidente a miles de personas. Una primera oleada salió de Oriente Próximo, mientras que el origen de la segunda fue el mar Caspio, según constata el investigador y genetista forense de la UCM Eduardo Arroyo-Pardo. El destino común fue Europa, según los resultados del muestreo del ADN hallado en los varones estudiados.


La investigación, dirigida por el profesor Mark Jobling del centro universitario de Leicester, pone de manifiesto que únicamente un puñado de varones (o machos dominantes) dejaron su huella impresa en el cromosoma Y de más de la mitad de los europeos en la actualidad. Para profundizar en el descubrimiento pueden leerse en la revista Nature Comunications las conclusiones del estudio.

Fuente: Lavozdegalicia.es

1 comentario: