domingo, 14 de diciembre de 2014

Tres Gobernadores Efímeros de Tucumán

Don Manuel Lacoa (20-1-1829/21-2-1829)

Había sido este el alma del movimiento que lo colocó en el poder. Era natural de Bolivia y había servido a las órdenes de Tristán contra los ejércitos de la Patria. Cayó herido en una de las acciones y fue traído prisionero, radicándose por fin en Tucumán, donde se casó. Los prestigios de su talento hicieron olvidar sus antecedentes políticos, fue diputado por Chicligasta en 1827 y en 26-2 1828 aparece firmando un acta como vicepresidente de la Sala de Representantes , hasta que en 20-1-1829 pudo lograr así alcanzar la primera dignidad de la Provincia. Muchos sin embargo, hicieron gran resistencia a su gobierno, fundándose en su pasada, actuación, lo que le obligó a renovar todos los empleados de la administración y sustituirlos por elementos adictos. Pero no pudo sostenerse mucho tiempo en el cargo, la Legislatura, la mayor parte de cuyos miembros había mirado con malos ojos su ascensión, se reunió el 21 de febrero siguiente y nombró a don Francisco Javier López.

Don Javier Paz (14-4-1829/9-12-1829) sustituto

Mientras los soldados tucumanos se ocupaban de perseguir a las hordas de Quiroga después de la victoria de la Tablada, el gobernador interino de la Provincia, emprendía beneficiosas empresas (reconstruía a acequia de la Patria, creaba escuelas primarias con reglamentos adecuados en los pueblos de campaña y nombraba comisiones escolares encargadas del fomento y vigilancia de la instrucción.

López desde Córdoba, había pasado a Catamarca con su división con objeto de dirigirse desde allí, a La Rioja, para batir sus propios dominios al Tigre de los Llanos. Se le juntaron además las fuerzas de Salta al mando Gorriti. Pero llegaron a La Rioja, demasiado tarde. Quiroga se había retirado y con él la mayor parte de los habitantes de la ciudad, a quienes intimara poco antes que la abandonaran so pena de la vida. El ejército, privado de medio de subsistencia, en una región pobre de naturaleza tuvo que regresar extenuada por la fatiga.

Don José Valladares (16-11-1838/22-11-1838)

La legislatura volvió a reunirse y de la sesión salió elegido interinamente don José Valladares, que a la sazón se hallaba ausente en su estancia de “Punta del Agua”. Al recibir la comunicación de su nombramiento se puso en marcha para la ciudad por el camino de “El Chañar”, Allí se entrevistó con don Bernabé Piedrabuena, que estaba veraneando en su finca y le ofreció el cargo de Ministro que fue aceptado. Llegaron ambos a Tucumán el mismo día haciéndose cargo del gobierno.

El primer acto del nuevo mandatario fue intimar al general Gregorio Paz que saliese inmediatamente de la Provincia, a lo que éste obedeció sin oponer afortunadamente resistencia, Ferreyra dueño ya de la situación propuso a la Junta que procediese a nombrar gobernador propietario y el 20-11-1838 la asamblea el entregara el mando a don Bernabé Piedrabuena, no confirmando en el cargo a Valladares por haber manifestado que encontrándose enfermo le sería imposible continuar.

Fuentes:

1. Album del Centenario (1816-1916) Tucumán
2. Honorable Legislatura de Tucumán (AHT, SA, T. 34, f. 11-11v)
3. Honorable Legislatura de Tucumán (ASR, T. I, p. 356)


No hay comentarios:

Publicar un comentario