lunes, 10 de noviembre de 2014

Anarquía en Tucumán en 1822

Don Bernabé Aráoz
Las disputas de poder entre don Bernabé Aráoz con su pariente don Diego Aráoz y secundado por su sobrino Javier López Aráoz, produjeron anarquía en la provincia de Tucumán durante 1822, hizo imposible desarrollar alguna actividad de gobierno. 

Transcripción del Albúm del Centenario (1810-1816)

El Triunvirato 1822

Luego de la renuncia de don Clemente Zavaleta en medio de la anarquía se buscó la paz en una nueva forma de gobierno y se procedió a nombrar un triunvirato compuesto por don Pedro José Velarde, encargado de los asuntos políticos; don Juan Manuel Terán, de los administrativos y don Bernabé Aráoz, de los militares. La multiplicidad de los miembros del Poder Ejecutivo no resolvió la situación y las discordias continuaron con mayor intensidad, si cabe. La Junta resolvió, pues, nombrar un gobernador en propiedad

Don Diego Aráoz 1822

El designado fue don Diego Aráoz, 24 de mayo de 1822. A los cuatro día el coronel Martín Busto le tomaba preso. Fue necesario proceder a nueva elección.

Don Pedro José Velarde 1822

La junta confirió el poder al presidente del anterior Triunvirato, don Pedro José Velarde, que el 28 de junio de 1822 se vió obligado a renunciar y entregar el mando a don Diego Aráoz que había penetrado con sus fuerzas hasta el Cabildo.

Cabildo de Tucumán
Don Diego Aráoz

Al día siguiente, 29 de junio de 1822, don Bernabé Aráoz y sus partidarios, firmaban en “El Paraíso”, un manifiesto en el que declaraban anárquica la situación de la Provincia y proclamaban la necesidad de intervenir en ella
A los 15 días, se celebró una asamblea con presencia de los firmantes del manifiesto y de ella salió elegido don Bernabé Aráoz

Don Bernabé Aráoz 1822

Permaneció en el gobierno hasta el mes de agosto siguiente en que don Diego Aráoz penetraba nuevamente en la Ciudad al frente de sus partidarios y había nombrar al Dr. Nicolás Laguna.

Dr. Nicolás Laguna 1822

Alcanzó escasamente a mantenerse ocho días en el gobierno, porque don Diego Aráoz, sintiendo nostalgia del poder y pretextando altas “conveniencias de estado”, con la misma facilidad con que había entregado el mando se lo arrebató otra vez.

Don Diego Aráoz 1822

Once Gobernadores se habían turnado durante el año 1822 en el escenario de la Provincia. LA comedia, o mejor dicho la tragedia, no iba a terminar en ese número. Don Diego Aráoz completaba la docena. Pero para que no faltara una cifra fatídica en aquel período de sangre y anarquía. Don Bernabé Aráoz desalojaba a su primo en el mes de septiembre y ocupaba su, lugar imponiéndose con numerosas fuerzas que había traído de la campaña. Don Javier López y don Diego creyeron más oportuno retirarse a Santiago y Catamarca respectivamente.

Don Bernabé Aráoz 1822-1823

No aparecía próxima otra revolución con la huida de los dos caudillos, así el nuevo gobernante pudo dedicarse a hacer un poco de administración en el breve intervalo que se le ofrecía
En nuevo año no resultó, sin embargo, más propicio que el que acababa de trascurrir. Las conspiraciones de las desterrados políticos siguieron amenazando la paz de la provincia y el 5 de agosto las fuerzas que Javier López y Diego Aráoz habían reclutado en Santiago y Catamarca, asaltaron la ciudad y se apoderaron de ella.
En el año 1823 a don Bernabé Aráoz le sucedió don Diego Aráoz, y este el Dr. Nicolás Laguna que gobernó hasta 1824

FuenteAlbúm del Centenario 1810-1910

No hay comentarios:

Publicar un comentario